La retirada de la Justicia

INTERNACIONAL

El Tribunal Supremo de Bangladesh hizo eregir una estatua de la diosa romana, pero la presión de los islamistas consiguió que la primera ministra decretase su retirada

28 may 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

El pasado diciembre, la Justicia llegó a Bangladesh, aunque fuese en efigie. A falta del género auténtico, que anda escaso en este país del subcontinente indio, el Tribunal Supremo hizo erigir en la capital, Daca, una estatua a la diosa romana Iustitia (Justicia). Esta es la deidad que los griegos llamaban Temis, «la del buen consejo», y también «la de las preciosas mejillas». Lleva en la mano izquierda una balanza para medir los argumentos de las partes y en la derecha una espada para hacer justicia. En su iconografía clásica viste la toga de los filósofos, pero a esta de Bangladesh le han puesto el sari de las mujeres locales.

En distintas variantes, esta alegoría de la Justicia está por todas partes: en los frontones, en el estuco de los techos de los tribunales... Y no solo en Occidente. Yo la he visto en Japón, en China, en Hong Kong... Hay una, por ejemplo, medio disimulada en un friso de los juzgados de Teherán. Pero su llegada a Bangladesh provocó la ira de los islamistas radicales, que la consideran un ídolo pagano. Han estado manifestándose violentamente para pedir que se retire. Y no solo están contra la Justicia. En realidad, esto es parte de una campaña para librar al país de todas sus estatuas, hacer que se prohíba la enseñanza del dibujo al natural en las escuelas y, ya puestos, tipificar la escultura como delito.

Cuando alguien le tiene tanta manía a las estatuas, que no se mueven ni dicen nada, es que el fondo tampoco les tiene demasiada simpatía a las personas.