Menos jóvenes pero más agresivos contra la reforma laboral de Valls

La protesta termina en batalla campal con la policía en tres ciudades y 148 detenidos


París / Colpisa

Varios miles de manifestantes, aunque en menor número que la semana pasada, desfilaron ayer por distintas ciudades de Francia convocados por 23 organizaciones juveniles contra la reforma laboral del Gobierno socialista en el primer día del examen del proyecto de ley por la Cámara de Diputados. Los enfrentamientos con las fuerzas antidisturbios en Rennes, Marsella o París, donde se practicaron 148 detenciones, salpicaron la nueva jornada de movilización que tendrá continuidad el sábado con una convocatoria a cargo de los sindicatos.

El Ministerio de Educación contabilizó 34 liceos con los accesos bloqueados, bastante menos que el 31 de marzo cuando las barricadas afectaron a 170 de los 2.500 centros de enseñanza media públicos existentes en Francia. La UNL, principal organización de bachilleres, elevó la cifra a 150, de ellos 40 en la región metropolitana de París. En Levallois-Perret, a las puertas de la capital, el vestíbulo del instituto Leonardo de Vinci resultó afectado por el incendio de unos contenedores.

Las autoridades atribuyeron los incidentes de París a medio centenar de encapuchados armados con palos que arrojaron piedras, botellas, huevos y pintura a las fuerzas del orden al grito de «policía por todas partes, justicia en ningún lado». Dotaciones antidisturbios usaron gases lacrimógenos y cargaron para dispersar a los alborotadores y practicar arrestos en sus filas. En total, hubo 148 jóvenes detenidos de los que 137 fueron liberados tras comprobar sus identidades.

En Rennes (Bretaña), varios cientos de manifestantes interrumpieron el tráfico ferroviario por tercera vez en tres semanas. En Marsella la policía desalojó a un centenar de jóvenes que había cortado la autopista A7.

Cita con los ministros

Los ministros de Trabajo, Myriam el Khomri; Educación, Najat Vallaud-Belkacem; y Juventud, Patrick Kanner, van a recibir hoy a los representantes de las principales organizaciones estudiantiles para discutir sobre sus reivindicaciones, en especial del acceso de los jóvenes al mercado laboral. El primer ministro, Manuel Valls, tendrá la próxima semana la última palabra acerca de medidas como la penalización de los contratos precarios, el abono de becas entre la titulación y el primer empleo o una subida del salario de los aprendices.

La comisión parlamentaria de asuntos sociales inició el estudio del proyecto al que el grupo socialista ha incorporado una enmienda que modifica la definición del despido por motivos económicos. La iniciativa recorta el requisito de cuatro trimestres de descenso en la facturación a uno en las empresas con menos de 10 empleados y a dos en las que tienen menos de 50 trabajadores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Menos jóvenes pero más agresivos contra la reforma laboral de Valls