Varufakis se venga de Tsipras y anuncia que no votará por él

leticia álvarez ATENAS / E. LA VOZ

INTERNACIONAL

LOUISA GOULIAMAKI | afp

El líder de Syriza intenta resucitar el espíritu de enero para animar a sus fieles

19 sep 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

«Votaré a Tsipras. Nunca creí en Salónica. Los políticos prometen cosas que nunca cumplen. Pero creo firmemente que es el único que puede salvarnos o por lo menos no llevarnos al caos total», explica Irini mientras ondea una de las banderas griegas que cubren la plaza Syntagma. Su hermano Yorgos irrumpe en la conversación. «Estamos fastidiados. Votemos lo que votemos hemos perdido a nuestro país, pero entre elegir el mal y lo peor, yo prefiero quedarme con Alexis», sentencia.

Era el mitin más esperado. Tsipras se enfrentaba por segunda vez a un cierre de campaña frenético. Esta vez con mucha menos gente de lo esperado. La imagen de enero, con la multitud enfervorizada aclamando al ex primer ministro como símbolo de un cambio inminente en Europa, se ha desvanecido en menos de un año. Además ayer tenía morbo porque recibió una puñalada trapera. El que fue su hombre de confianza durante las negociaciones con la troika, Yanis Varufakis, rompió su promesa de no tomar partido y reclamó el voto por la agrupación escindida de Syriza, Unidad Popular, la formación que apuesta por una salida del euro y la ruptura con los acreedores.

Varufakis se justificó mediante un comunicado en el que define los comicios como una forma de «legitimar la capitulación» del Gobierno después de la firma del tercer rescate. Considera que se pretende ignorar al 62% de la población que votó no en el referendo. De todos modos, estas consideraciones pesan menos que el gesto. Varufakis ejerce aún alguna influencia entre la izquierda radical griega y su anuncio, a 48 horas de que se abran las urnas, tiene por fin hacerle el mayor daño posible a su antiguo jefe.