El riesgo de prescripción de las denuncias contra Assange acelera un acuerdo entre Ecuador y Suecia

Europa Press ESTOCOLMO

INTERNACIONAL

JOHN STILLWELL

El fundador de Wikileaks, que lleva recluido en la embajada de Ecuador en Londres más de tres años, es defendido por el ex juez español Baltasar Garzón

12 ago 2015 . Actualizado a las 23:03 h.

Ecuador y Suecia han llegado a un acuerdo con el fin de mejorar su colaboración en materia de asistencia procesal, lo que podría contribuir a destrabar el caso del fundador de Wikileaks, Julian Assange, justo cuando está previsto que prescriban tres de las cuatro denuncias en su contra. Quito y Estocolmo han accedido a la negociación de un acuerdo bilateral de carácter general sobre la cooperación judicial en causas penales, sin especificar cuando comenzarán las conversaciones y cuando habrá resultados tangibles .

«Normalmente este tipo de negociaciones llevan tiempo. No es algo que pueda hacerse deprisa», ha dicho Cecilia Riddselius, un alto cargo del Ministerio de Justicia de Suecia. Dicho acuerdo podría contribuir a resolver la situación de Assange, que lleva más de tres años reculudo en la Embajada de Ecuador en Londres a la espera de que la Fiscalía sueca le interrogue por las denuncias de abuso sexual en su contra sin que sea extraditado. A esto podría contribuir también el hecho de que el 13 y el 18 de agosto prescribirán dos denuncias contra Assange por acoso sexual y una por coacción ilegal, aunque aún quedará pendiente la más grave por violación, que estará vigente hasta 2020.

Claes Borgstrom, abogado de una de las mujeres cuya denuncia decaerá en los próximos días, ha expresado su pesar, indicando que «obviamente» su cliente «quería ver a Assange respondiendo ante los tribunales de justicia». Por su parte, Thomas Olsson, uno de los abogados del periodista australiano, ha dejado claro que su cliente tampoco está satisfecho porque finalmente es la prescripción y no las actuaciones judiciales lo que pueden poner fin a tres de las denuncias. «La investigación debería haber concluido mucho antes, dadas las circunstancias del caso», ha considerado Olsson, aludiendo también al delito de violación que aún queda pendiente.