Sabadell recuerda a Pepiño

La mayoría conocen a sus padres, pero alguno aún lo recuerda de niño

La floristería de la madre de Josep estaba ayer cerrada. Sandoval
La floristería de la madre de Josep estaba ayer cerrada. Sandoval

barcelona / enviado especial

«Este establecimiento permanecerá cerrado por motivos personales». Este sencillo texto escrito en catalán sobre un folio era el único testimonio público del dolor inenarrable de la familia Sabaté, que perdió un hijo en el vuelo de Germanwings. El folio estaba colgado en la persiana bajada de la floristería Art Jardi, en una céntrica calle de Sabadell, el negocio regentado por la madre de la que hasta el momento es la víctima más cercana a Galicia: Josep Sabaté, el joven catalán que había formado su familia en A Coruña, donde residía.

En el barrio del Eix Maciá, todos conocen a la familia, que ha dejado su impronta en la villa barcelonesa, no solo por el negocio de la madre, sino también por la dilatada labor del padre de Josep en la directiva del Sabadell, donde se ha responsabilizado durante muchos años de la escuela de fútbol de la que el propio Josep fue uno de sus más destacados miembros.

«Nos enteramos ayer por la tarde -comentaba Maite, la empleada de una pastelería cercana, refiriéndose a la propia jornada del accidente-. Primero fueron rumores y algún tiempo después ya lo confirmaron por la radio». La madre de la víctima, Esther, ya había cerrado la tienda al mediodía, alimentando los rumores que ayer eran ya una noticia que entristecía a todo el barrio. «Claro que lo conocía -añade la pastelera- De pequeño venía aquí a comprar la merienda. Era una bellísima persona».

En otros puntos del barrio no tienen una idea tan clara de Josep, que se había ido hace años a vivir a Galicia. Pero de sus padres sí: «Ella es una persona muy cercana», comentaba una vecina que miraba entristecida la floristería cerrada. «Cuando me lo dijeron, no me lo podía creer. Es difícil afrontar una noticia así. Es un palo», admitía Ariadna, una peluquera que ha peinado muchas veces a Esther, la madre del joven fallecido: «No me quiero ni imaginar cómo estará esa familia». Al parecer, ya han decidido no viajar a Francia.

Ayer, en el cercano estadio de la Creu Alta, donde Josep María, el padre de la víctima solía acudir prácticamente a diario para interesarse por la evolución de los jóvenes valores de la cantera del Sabadell, las banderas ondeaban a media asta. En el partido que el club disputará el domingo contra el Mallorca se guardará un minuto de silencio y han sido suspendidas todas las actividades festivas que pretendían llenar el campo para remontar la mala situación del equipo. Con toda seguridad, los jugadores querrán ganar por él.

Alumnos de Montespiño rinden homenaje al padre de sus compañeros

Alumnos de Montespiño rindieron homenaje a Josep Sabaté, padre de tres de sus compañeros, que se han quedado huérfanos.
Alumnos de Montespiño rindieron homenaje a Josep Sabaté, padre de tres de sus compañeros, que se han quedado huérfanos.

Desde que trascendió la noticia del accidente aéreo, las muestras de dolor y pesar se han sucedido por todos los rincones de la geografía española. También en A Coruña, donde residía Josep Sabaté junto a su mujer y a sus tres hijos. El colegio Montespiño, donde estudiaban los pequeños, quiso rendir su particular homenaje y ayer celebró una misa en memoria de los fallecidos del siniestro y se sumó al minuto de silencio convocado por toda España. La directora del centro, Nieves García Huertas, no pudo contener la emoción al recordar a Josep y Marta, «unos padres muy jóvenes» a los que ella «veía entregados a su misión», a su familia, a sus niños «que eran lo más importante para ellos».

Ayuda de otros padres

De Josep destacó que era «especialmente generoso, especialmente bueno, alguien que nunca decía que no, siempre era todo que sí, y, además todo le parecía fácil, con lo cual eso también era muy bueno». La directora también tuvo palabras para Marta, que se encuentra a punto de dar a luz, con la que pudo hablar ayer mismo. «Le hemos transmitido el apoyo de todos», señaló Nieves, que incluso comentó que muchos padres contactaron con el centro para ponerse a disposición de Marta para lo que le hiciera falta. Por último, reflejó la unidad de todos los alumnos ante un suceso como este.

El Ayuntamiento de A Coruña también recordó a las víctimas y expresó su solidaridad con los familiares y amigos de fallecido en el minuto de silencio que se convocó en la plaza de María Pita al medio día de ayer.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Sabadell recuerda a Pepiño