Francia reduce sus regiones

La primera gran reforma de Hollande deja en 13 las antiguas 22

Colpisa
París

La Asamblea Nacional aprobó ayer el mapa definitivo de las nuevas regiones de Francia, que entrará en vigor el próximo 1 de enero. La reforma, adoptada gracias a la mayoría socialista, alumbra 13 súper-regiones, todavía sin denominaciones ni capitales definidas, mediante fusiones entre las actuales 22 regiones metropolitanas. La oposición conservadora ha anunciado la presentación de un recurso ante el Constitucional promovido por políticos celosos de preservar la identidad de territorios históricos como Alsacia.

Seis meses de gestación ha costado la primera gran reforma administrativa de Hollande. El Gobierno de Manuel Valls quería pasar de 22 a 14 regiones, el Senado elevó la cifra a 15 y la Asamblea Nacional la redujo a 13. Finalmente, tras tres idas y vueltas entre las dos cámaras, los diputados hicieron valer su superioridad constitucional y se mantuvieron en sus trece. En el tejemaneje parlamentario, alguna región ha cambiado hasta tres veces de encaje. Le ocurrió a Lemosín que al principio estuvo unida a Centro y Poitou-Charentes, luego fue fusionada solo con Aquitania y ha terminado adosada a Aquitania y Poitou-Charentes.

Sugerida por Bruselas para disminuir los excesivos déficit y deuda de Francia, la reducción de regiones busca ganar masa crítica para competir en población e influencia con los conjuntos europeos. «Serán regiones más fuertes con más competencias económicas, como las regiones alemanas e italianas», destaca André Vallini, secretario de Estado para la Reforma Territorial.

En la actualidad, solo cuatro regiones (Isla de Francia, Ródano-Alpes, Provenza-Alpes-Costa Azul y Norte Paso de Calais) superan los cuatro millones de habitantes frente a 7 de los 16 Länder alemanes y 8 de las 20 regiones de Italia. En el nuevo mapa, 7 de las 13 regiones francesas tendrán más de 4 millones de habitantes y la media de población será de 4,8 millones frente a los 2,9 de hoy. Su peso demográfico se aproximará a los promedios alemán (5,1 millones de habitantes) e italiano (4,4 millones).

La reducción del gasto público no es tan fácil de alcanzar. «A medio plazo, entre cinco y diez años, haciendo economías de escala y suprimiendo las duplicidades de competencias, se puede llegar a un ahorro de unos 10.000 millones de euros, calcula Vallini. Pero la oposición no espera disminuciones significativas del gasto. «A corto plazo se reduce el número de diputados regionales y se realizan ahorros de funcionamiento. Pero el número de trenes regionales TER o de liceos, o sea los grandes gastos, no va a ser dividido por dos», apunta el centrista Philippe Laurent.

Identidades, particularismos locales y rivalidades han cristalizado numerosas rencillas. Territorios de fuerte personalidad como Alsacia celebraron desde octubre cuatro manifestaciones para protestar por su fusión forzada con Lorena y Champaña-Ardenas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Francia reduce sus regiones