El jefe del Gobierno francés corrige al ministro de Interior sobre la integración de los gitanos

redacción / la voz

INTERNACIONAL

Valls había señalado que «solo unas cuantas familias» podían integrarse y que los gitanos de Rumanía y Bulgaria no debían de permanecer en Francia

02 oct 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

El primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault, afirmó ayer en la Asamblea que los gitanos pueden integrarse en Francia «a condición de que respeten las leyes de la República».

Es la primera vez que el jefe del Gobierno se pronuncia directamente sobre el asunto desde las polémicas declaraciones efectuadas por su ministro del Interior, Manuel Valls, la semana pasada y que provocaron el enfrentamiento con la titular de Vivienda, Cécile Duflot.

Valls había señalado que «solo unas cuantas familias» podían integrarse y que los gitanos procedentes de Rumanía y Bulgaria no debían de permanecer en Francia sino marcharse a sus países e integrarse allí. El ministro justificaba así la política de expulsión de los miembros de ese colectivo.