El ministro de Defensa declara al Ejército en campaña por Maduro

La oposición critica que los militares apuesten por un partido y violen la Constitución


caracas / corresponsal

En su primer acto de gobierno, el vicepresidente venezolano, Nicolás Maduro, firmó como «presidente encargado» el decreto de duelo por la muerte del mandatario Hugo Chávez, quien falleció de cáncer el martes.

La firma del decreto desató críticas en la oposición, que continúa señalando que una vez fallecido el presidente Chávez, y como establece la Constitución, corresponde a Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional (Parlamento), asumir el poder hasta que se convoque a nuevas elecciones, para lo cual la propia Carta Magna fija un plazo de 30 días.

Sin embargo, el canciller Elías Jaua señaló que es «normal» que Maduro asuma sin protocolos como presidente encargado, ya que una decisión del Tribunal Supremo de Justicia estableció en enero que Hugo Chávez no necesitaba tomar posesión del cargo porque existía «continuidad administrativa», un término que no aparece en ninguna ley.

En ese marco, Maduro, quien continuó como vicepresidente en el nuevo período, también sin tomar posesión, ejerce ahora la presidencia. La fiscala general Cilia Flores, y esposa de Maduro, se posicionó en esa tesis.

Las elecciones deben ser convocadas una vez que la Asamblea formalice la falta absoluta del presidente. Según la Constitución, los comicios se celebrarán dentro de los 30 días consecutivos siguientes a la fecha de la declaración de esa ausencia. Sin embargo, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) podría pronunciarse sobre la fecha de los comicios. El ministro de la Defensa, almirante Diego Molero, también generó protestas de la oposición por decir que la Fuerza Armada estaba apoyando a Maduro para que fuera presidente, y que el Ejército es «socialista y chavista». Además, instó a la Fuerza Armada a «trabajar para consolidar la revolución bolivariana».

Añadió que los militares están dispuestos «a luchar día a día para que se cumplan esos preceptos» que les dejó el «comandante en jefe».

Inmediatamente, el secretario de la Mesa de la Unidad Democrática, Ramón Aveledo, condenó las declaraciones y exhortó al ministro a permanecer apolítico, como lo dicta la Constitución. Aveledo dijo que se trata de afirmaciones «inadmisibles, inoportunas e inconstitucionales» y recordó que el Ejército «está al servicio exclusivo de la nación y en ningún caso al de persona o parcialidad política alguna».

«Violan la Constitución»

Las declaraciones del almirante Molero «violan la Constitución nacional y atentan contra la unidad y la paz de la nación», aseveró el presidente del Movimiento al Socialismo MAS, Segundo Meléndez.

«Se pone al servicio de un grupo político y más aún, de una persona en particular, violando descaradamente la Constitución en su artículo 328», apuntó el dirigente.

Desde el Gobierno también se intentó presionar a los medios de comunicación privados llamando a los dueños para pedirles que «se abstengan de hacer análisis políticos que puedan ser considerados una provocación por parte de este pueblo dolorido» por la muerte de Chávez, y así «preservar la paz de Venezuela».

«Por favor, no me dejen morir»

Gestos con los labios. «¡Hasta la vida siempre!» fueron las últimas palabras de Hugo Chávez en público, pero antes de morir de un «infarto fulminante», según el jefe de la Guardia Presidencial, general José Ornella, dijo: «Yo no quiero morir. Por favor, no me dejen morir». El alto oficial explicó: «No podía hablar, pero lo dijo con los labios». Añadió que «sufrió mucho...».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

El ministro de Defensa declara al Ejército en campaña por Maduro