Elecciones EE.UU. 2012: Todo pendiente de la participación

En un fin de campaña frenético, Obama y Romney llaman a sus votantes a deshacer el empate en las presidenciales de hoy, una de las más reñidas de la historia de EE.UU.


Nueva York / corresponsal

Los votantes estadounidenses tienen hoy en sus manos el desenlace de una de las elecciones más ajustadas de la historia de EE.UU. Ante el empate técnico entre Barack Obama y Mitt Romney, todo está en manos de la participación.

«Va a ser una elección que se decidirá por la participación. Si no movilizamos el voto, podemos perder la ventaja ganada», dijo el presidente demócrata en Wisconsin, el primero de una última jornada frenética de ayer, al igual que la de su rival republicano. «Necesito cada uno de vuestros votos», les decía ayer Mitt Romney a sus seguidores en el aeropuerto de Orlando (Florida).

El récord de voto hispano que se pronostica puede dar a Obama cuatro estados clave: Florida, Nevada, Colorado y Virginia. Según el sondeo de la consultora ImpreMedia y Latino Decisions, el 73 % de los latinos tiene intención de votar por la reelección del presidente. Cifra que superaría el 72 % de apoyo que obtuvo en 1996 Bill Clinton.

Tras una agotadora batalla de 18 meses, el republicano recorrió ayer seis ciudades de cuatro estados indecisos y decidió alargar su campaña hasta el mismo día de las votaciones, como le permite la ley estadounidenses, y estará en los estados clave de Pensilvania y Ohio. Nunca un republicano llegó a la Casa Blanca sin imponerse en Ohio. Y el único demócrata que lo consiguió fue John F. Kennedy en 1960. Con un tono optimista, pese a que la ligera ventaja que dan las encuestas a Obama, Romney prometió que hoy comenzaría para EE.UU. «un mañana mejor».

Igual de ocupado estuvo el candidato demócrata, que también recorrió cuatro estados en el día de ayer. Comenzó el día en Aurora, la localidad de Colorado en la que en julio un pistolero acabó con la vida de doce personas en un cine, para seguir por Wisconsin, donde le acompañó Bruce Springsteen, y Ohio, para acabar en Iowa.

Los analistas destacaban ayer que los itinerarios organizados por las campañas de los dos candidatos para el último día eran conservadores y predecibles. Ninguna de las dos había arriesgado nada. Todas las paradas eran en los estados indecisos.

En esa última jornada, Obama volvió a insistir en la deshonestidad de Mitt Romney. «Ustedes saben quién soy, saben en qué creo, saben la verdad», decía a la vez que señalaba a Romney como un «hábil vendedor» que intenta hacer pasar por nuevas «las viejas ideas republicanas de siempre». El presidente apeló incluso a las canas que ha ganado durante su mandato para atraer votos: «Ustedes han visto como aparecían canas en mi cabeza que demuestran lo que cuesta luchar por el cambio».

Su última campaña

Y en Iowa, Obama, acompañado otra vez por Bruce Springsteen y por su mujer, Michelle, se despedía para siempre de una campaña electoral porque gane o pierda hoy, esta será la última. Y tras el acto se dirigía a Chicago donde hoy esperará el resultado de las elecciones.

Romney insistió en sus mítines de ayer en los argumentos de los últimos meses: Obama ha sido un mal presidente que no es capaz de sacar al país del agujero económico en el que se encuentra. Su jornada termina hoy en sus cuarteles de Boston para esperar, también él, el resultado electoral.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Elecciones EE.UU. 2012: Todo pendiente de la participación