La Casa Blanca se ganará en Ohio

Obama y Romney se lanzan a conquistar el voto de los indecisos en nueve estados claves


Redacción / La Voz

Que Barack Obama siga en la Casa Blanca o ceda el despacho oval a Mitt Romney está en manos de los llamados swing states. Los estados que cambian de color político según las citas electorales. En la recta final de la campaña y con los sondeos mostrando en estados claves un empate o una ligera ventaja de Obama o Romney -aunque esa diferencia entra dentro del margen de error de las encuestas-, los aspirantes a la Presidencia se han lanzado a la caza de los votantes indecisos. El Air Force One recorrió en solo 40 horas ocho estados, el Boeing de Romney, bautizado Believe in America, le siguió al rebufo. Cada voto cuenta.

En el sistema electoral de EE.UU., la Presidencia la gana no quién recibe el mayor número de votos en todo el país, sino quién obtiene el mayor número de votos electorales asignados a cada estado en función de su población. California, con 37,7 millones de habitantes tiene 55 votos, mientras que el millón de vecinos de la rural Montana aporta tan solo tres. El candidato que gana en un estado se queda con todos los votos electorales de este, no hay reparto proporcional. Para convertirse en presidente es necesario reunir un mínimo de 270, es decir la mitad más uno de los que 538 que están en juego.

Ohio está entre los estados que deciden el ganador. Ningún republicano ha llegado a la Casa Blanca sin haber ganado aquí y desde 1964 tampoco lo ha hecho ningún demócrata desde John F. Kennedy. Para comprender su importancia solo hay que repasar el tiempo y el dinero que Obama y Romney han invertido en este territorio del Medio Oeste, mucho más que en cualquier otro estado.

El votantes indeciso constituye cerca del 6 % del electorado de EE.UU. y se concentra sobre todo en estados como Ohio y Wisconsin. Los expertos consideran que Romney está obligado a ganar en Ohio, porque de lo contrario le será casi imposible reunir los 270 votos necesarios. Para Obama también es esencial este estado para su reelección, si pierde Florida.

«Es muy sencillo: Una vez más, todo depende de Ohio», afirmó William Galston, del Instituto Brookings y exasesor de Bill Clinton, a la CNN.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La Casa Blanca se ganará en Ohio