¿Vuelve Bush o nunca se fue?


¿Que podría cambiar para el mundo con Romney en la Casa Blanca? Tendemos a suponerles a los presidentes norteamericanos un poder ilimitado, y a imaginar la política exterior como algo exclusivamente ideológico. Olvidamos a menudo que la política exterior de una potencia como EE.UU. tiene muchas más continuidades que cambios, y que los intereses que la determinan son tan inamovibles que dejan poco margen de maniobra a cualquier presidente.

Por eso, para responder a la pregunta de qué cambiaría con Romney, merece la pena preguntarse primero qué cambió con Obama respecto a Bush. Y no es tanto como parece. Aunque Romney haya criticado a Obama por «avergonzarse de la grandeza de América», bajo su presidencia EEE.UU. ha participado en una guerra (Libia) e intensificado otra (Afganistán), generalizado los atentados por medio de aviones no tripulados y recurrido al asesinato político (Bin Laden). Incluso inauguró una guerra cibernética con la infiltración de virus en los sistemas informáticos iraníes. Guantánamo sigue abierto, Israel recibe más apoyo que nunca y la revolución democrática de los países árabes se aceptó tarde y mal cuando afectaba a regímenes aliados (Túnez, Egipto, Yemen) mientras que se impulsó con armas y miopía hacia los abusos de la oposición en cuanto afectó a regímenes enemigos (Libia, Siria). Esto se corresponde con una rutina en la política exterior norteamericana que no entiende de partidos. Las dos guerras mundiales, Corea, Vietnam y la del Golfo fueron iniciadas por presidentes demócratas. Entre los republicanos solo Bush (Irak, Afganistán) fue más agresivo, y esto en un momento muy singular de la historia del país.

A juzgar por su «papel blanco» en política exterior, Romney no tiene ideas muy distintas a las de Obama, tan solo palabras distintas para las mismas ideas. Quiere «restaurar el poderío de EE.UU.», mostrar que su alianza con Israel es «indestructible», «no pedir perdón» por nada que haga en el exterior, aislar a los regímenes hostiles. Es otra retórica, no otra política. ¿Iría Romney a la guerra con Irán? Su respuesta, que «todas las opciones están sobre la mesa» es la misma que viene repitiendo Obama. Lo que no quiere decir que Romney vaya a ir a la guerra sino que Obama lo haría, o no, en la misma medida.

el mundo entre líneas

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

¿Vuelve Bush o nunca se fue?