Los mapuches toman la sede de Unicef en Chile

Reclaman autonomía y la devolución de tierras que ellos consideran ancestrales


Miembros de la etnia mapuche tomaron hoy la sede de Unicef en Santiago de Chile y mantuvieron en paralelo enfrentamientos con la policía al bloquear el acceso por carretera a la austral ciudad de Temuco.

«Los mapuches no usamos a nuestros niños como escudos humanos. Los pacos (policías) los usan como tiro al blanco», denunciaron los activistas en un cartel colgado en la sede de Naciones Unidas.

La ocupación de las oficinas, que ha ocurrido otras tres veces en los últimos dos años, sucedió luego de que policías hirieran a cuatro niños mapuche con balas de goma durante protestas en el sur.

Los mapuches, el único pueblo originario de América reconocido como nación independiente por la corona de España, reclaman la devolución de tierras que ellos consideran ancestrales y autonomía.

En ese marco, miembros de varias comunidades mapuche bloquearon el acceso por la carretera 5 Sur a la ciudad de Temuco, epicentro de las protestas de esta etnia.

Los manifestantes, que exigieron mejores caminos en las zonas rurales, fueron repelidos por las fuerzas policiales antimotines, que detuvieron a 11 personas.

El presidente Sebastián Piñera, un liberal de derecha, afirmó el jueves que no permitirá «que la acción policial se salga del marco legal», pero reiteró su apoyo a su «difícil» labor en la zona.

«Durante las manifestaciones (sociales) del año pasado hubo 1.700 personas heridas. De ellas, 1.100 eran carabineros», explicó el mandatario.

Desde 1990, tras el retorno a la democracia, los gobiernos entregaron o regularizaron la propiedad de 600.000 hectáreas a las comunidades mapuches, que no tienen una estructura jerárquica.

Los mapuches, principal etnia originaria en Chile, viven tanto en las ciudades como en los campos, con índices de pobreza bajo el promedio nacional, según cifras oficiales.

Varios de sus líderes comunitarios fueron juzgados bajo los gobiernos socialistas de Ricardo Lagos (2000-2006) y Michelle Bachelet (2006-2010) con una polémica ley antiterrorista que permitía juicios dobles y el uso de testigos secretos pagados que no podían ser interrogados por los abogados defensores.

La norma, inicialmente aplicada en el gobierno de Piñera, fue finalmente derogada tras una huelga de hambre de presos mapuches que duró 81 días.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Los mapuches toman la sede de Unicef en Chile