La disidencia culpa a Castro de la «muerte evitable de otro Zapata»

mercedes lodeiro paz REDACCIÓN / LA VOZ

INTERNACIONAL

El Gobierno cubano guarda silencio sobre el óbito de Villar en la cárcel.

21 ene 2012 . Actualizado a las 07:00 h.

La Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, exiliados y disidentes cubanos culpan al régimen castrista de la muerte el pasado jueves del preso político Wilmar Villar Mendoza, tras 56 días en huelga de hambre. Además, no dudan en calificar este deceso como «otro Zapata», quien falleció el 23 de febrero del 2010 tras mantener en prisión un ayuno de 85 días.

Villar, de la Unión Patriótica de Cuba, había sido arrestado el 14 de noviembre tras asistir a una marcha antigubernamental. Fue condenado a cuatro años de cárcel por «desacato, resistencia y atentado», decisión que consideró injusta y lo llevó al ayuno. Su estado de salud se había deteriorado mucho a raíz de una neumonía, pero no fue trasladado al hospital hasta el pasado viernes día 13.

Ayer fue enterrado en su pueblo natal, Contramaestre (Santiago de Cuba). Muchos de sus compañeros no pudieron acudir al sepelio, ya que el Gobierno llevó a cabo numerosos arrestos de activistas para evitar su presencia, según la oposición.