Tana Rivera y el fiestón del año

Casi 400 invitados y mucha lluvia en la puesta de largo de la hija de Francisco Rivera y Eugenia Martínez de Irujo


Dicen que novia mojada, novia afortunada. Y casi le podíamos aplicar el refrán a la fiesta de puesta de largo de Tana Rivera, la hija de Francisco Rivera y Eugenia Martínez de Irujo, porque fue casi como una boda. Casi 400 invitados y parece que llovió todo el rato.

El evento, algo ya tradicional en la familia, que en su momento celebraron su madre y su abuela, reunió en la finca La Pizana a un montón de familiares y personajes conocidos de la alta sociedad y la farándula. Vamos, que la niña ha celebrado sus 18 años por todo lo alto. Y el mayor logro, dicen las revistas es haber reconciliado a sus padres, que aparecen juntos abrazados a su hija en todas las portadas.

Ella llevaba un impresionante vestido rojo de Lorenzo Caprile y unos pendientes de coral y ónix que pertenecían a su abuela, la duquesa de Alba. Allí estuvieron todos sus tíos, tanto los Rivera como los Martínez de Irujo. Kiko, dicen, ejerció de DJ. Pero, eso sí, antes Francisco y su hija abrieron el baile con un tradicional vals, El Danubio azul. Todo muy de boda. Eugenia también se arrancó en el escenario y, además de bailar un vals con su hermano, el duque de Alba, sorprendió con una rumba junto a su ex, que dejó a los invitados perplejos.

Tana estaba feliz y sus padres también, cada uno con su pareja. Lourdes Montes, embarazada de cinco meses; y Narcís Rebollo, que fue quien se encargó de regalarle a la niña las actuaciones musicales de la noche. Y no fueron poca cosa, porque la fiesta fue animada nada menos que por Taburete, Morat y Juan Magán, tres de los nombres que se sitúan más arriba en las listas de éxitos e hicieron un hueco en su agenda para tocar en el evento.

Al que no se ve en las fotos es a Curro Soriano, el novio de Tana, una ausencia que causó cierta alarma pero que al final pareció no ser cierta. Allí estaba Victoria Federica, que también acaba de cumplir 18, y su hermano Froilán. La que de verdad no estuvo fue Eva González, la mujer de Cayetano Rivera, que no pudo asistir por la agenda del rodaje de MasterChef.

De los regalos ya no hablamos, porque supongo que la lista es interminable. Pero creo que el más sentimental fue un vídeo encargado por su padre que repasa la vida de Tana desde su nacimiento a través de numerosas imágenes. Y el más original, un cerdo vietnamita que llegó en brazos de un invitado desconocido.

Relación sorpresa

Entre toreros anda el juego. Y ya que estamos con Fran Rivera y Cayetano tengo que aprovechar para contar la última, que si no reviento. Y es que su primo, el también torero Canales Rivera, ha sorprendido con una relación con Bárbara Kimpel, que no es ni más ni menos que la hermana gemela de la novia de Antonio Banderas. Dicen que se conocieron este verano en un concierto de Maná y surgió el amor. Pues veremos a dónde llega.

la entrevista

Lo último de Isa Pantoja. La hija de la tonadillera la ha vuelto a liar con una entrevista que ocupa portada con un titular que, para muchos, es desafortunado. Ha dicho: «A mi madre le he dado todo, hasta dinero». Y es que airear así los trapos sucios es algo feo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Tana Rivera y el fiestón del año