Gerardus Mercator: por culpa de este señor, Europa se cree el ombligo del mundo

INFORMACIÓN

Sorprendentemente, los mapamundis con los que aprendimos geografía mundial en el colegio poco tienen que ver con la realidad. Actualmente, existen más de 400 proyecciones distintas para reflejar la superficie terrestre. Ninguna de ellas es exacta al cien por cien

05 mar 2015 . Actualizado a las 22:04 h.

El mundo que imaginamos es una gran mentira. El mundo literalmente, físico, el que tenemos en nuestras cabezas con sus mares, continentes, con sus océanos. Ese dibujo con el que aprendimos en la escuela a colocar países, ríos y cordilleras responde a la representación de Gerardus Mercator, un matemático y cartógrafo flamenco nacido hace exactamente 503 años, y supone solo una de las cerca de 400 proyecciones inexactas sobre nuestro planeta.

La de Gerardus Mercator es sin embargo la más extendida. Sitúa en el centro de la diana al viejo continente europeo. Grande y dominante. Que limita al este con Asia, al sur con África y al oeste con América. No es difícil imaginar, sin embargo, que Europa no es el ombligo del mundo, que cada zona geográfica acostumbra a girar el globo terráqueo a su antojo para ubicarse en primer plano. Pero, ¿y si además de un problema de brújula existiese un disparidad de opiniones en cuanto a tamaños?

En el mapamundi de Gerardus Mercator el territorio europeo presume de un tamaño mayor que Sudamérica, pero la realidad es otra. El flamenco no quiso engañar deliberadamente al mundo, simplemente erró en las dimensiones al intentar plasmar un planeta esférico en una superficie plana, el gran reto, todavía sin resolver desde el siglo XVI, de los cartógrafos. Acertó con la forma de los continentes, pero no con los tamaños. Su proyección, presentada en 1569, estaba orientada a la navegación marítima, al representar las líneas de navegación constante con segmentos rectos. Sin embargo, su particular y distorsionada visión del mundo comenzó a instalarse poco a poco en el subconsciente colectivo, convirtiéndose en un inamovible dogma geográfico.