¿Descubrió realmente Maria Gaetana Agnesi la «curva de la bruja»?

La Voz REDACCIÓN

INFORMACIÓN

La prestigiosa matemática publicó en 1748 un tratado en el que se incluía una ecuación bautizada como curva «aversiera», que en italiano significa «girar», pero que también responde a la contracción del término que designa a la «mujer del diablo». Las traducciones poco precisas impusieron a su descubrimiento el nombre de «bruja de Agnesi» y asociaron erróneamente su descubrimiento a la experta en cálculo experimental

16 may 2014 . Actualizado a las 23:06 h.

Maria Gaetana Agnesi no es ni «bruja» ni tampoco la madre de la curva de Agnesi. Nacida hace hoy 296 años -16 de mayo de 1718-, la italiana fue la mayor de los 22 hijos de un profesor de matemáticas de la Universidad de Bolonia. Como digna niña prodigio, a los 9 años, Agnesi era capaz conversar en siete lenguas distintas -latín, griego, hebreo, alemán, español, francés e italiano-; a los 10, destacaba en matemáticas; estudió en su adolescencia las obras de Newton, Leibniz, Descartes y Fermat y a los 17 años resolvía facilmente complicados problemas de geometría analítica y cinemática. Fue a esta edad cuando elaboró uno de sus primeros comentarios críticos: el análisis de las crónicas del marqués de L´Hôpital.

Su padre, orgulloso de su niña prodigio, abrió un salón cultural al estilo de los salones ilustrados franceses, donde a los 20 años Maria Gaetana Agnesi opinaba y discutía sobre filosofía, lógica, mecánica, elasticidad, mecánica celeste y sobre la reciente teoría newtoniana de la gravitación universal mientras su hermana Teresa deslumbraba a los presentes con su dominio del piano. Con 21 años, Agnesi comenzó a escribir Instituciones Analíticas -Instituzioni analitiche ad uso della gioventu italiana-, publicando el primer tomo en 1748, un tratado sobre el cálculo diferencial y el cálculo integral al que se atribuye haber sido el primer libro de texto. Le siguieron tres tomos más -previamente había publicado también 190 ensayos filosóficos bajo el nombre de Proppositiones philosophicae- y el último fue considerado por la Academia de Ciencias de París -que no le había permitido ingresar por ser mujer- como el mejor tratado de cálculo desde L´Hôpital y Euler. Por su éxito, el Papa Benedicto XIV la propuso para la cátedra de matemáticas de la Universidad de Bolonia. Gaetana se lo dedicó a la emperatriz Mª Teresa de Austria, por ser mujer e ilustrada.

El extenso trabajo de 1748 estudia en profundidad una función que carece de asíntotas verticales y tiene una asíntota horizontal de ecuación y=0. Maria Gaetana Agnesi la llamó «curva aversiera», cuya gráfica podría compararse con la trayectoria de un punto en el canto de una moneda que va girando. El término escogido, que en italiano significa doblar (girar), es también una contracción coloquial de «avversiere», cuyo significado es «mujer del diablo». Las traducciones erróneas a lo largo del tiempo acabaron imponiéndole a la curva de Maria Gaetana Agnesi el nombre «bruja de Agnesi».