El nuevo papa: Los cardenales españoles

España «compite» en Roma con diez purpurados. Todos ellos podrían ser papa, aunque sólo cinco pueden entrar en la Capilla Sixtina para votar, por tener menos de 80 años


En las quinielas de los vaticanistas que predicen el resultado del cónclave no figura ningún nombre español para convertirse en el nuevo papa. Pero los últimos rumores sobre la existencia de un grupo de cardenales electores que apoyan al español Santos Abril y Castelló han desatado todas las alarmas. ¿Y si el nuevo papa es español? Sin favoritismos previos, España es un factor a tener en cuenta en el cónclave, tanto por su notable representación entre los electores, como por el peso que la Iglesia española y sus jerarcas siguen teniendo dentro del mundo católico, pese a la progresiva secularización del país que tanto preocupó a Juan Pablo II y a Benedicto XVI.

De los diez cardenales españoles, cinco tienen derecho a voto en el cónclave por ser menores de 80 años: el presidente de la Conferencia Episcopal y arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, el de Barcelona, Luis Martínez Sistach, y el arzobispo emérito de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo, así como Antonio Cañizares y Santos Abril, los principales representantes españoles en la curia romana. Así, España aparece empatada en número de electores con el país con mayor número de católicos a nivel mundial, Brasil. Y por lo demás son pocos los países con una representación mayor en el cónclave: Italia lidera la lista con gran ventaja, con 28 electores, seguida de Estados Unidos con 11 y la Alemania de Joseph Ratzinger con seis.

En principio, cualquier cardenal puede salir elegido, si bien ningún español parece haber llegado al cónclave con ventaja. El mismo día de la renuncia de Benedicto XVI, seguidores del cardenal Amigo iniciaron una campaña a su favor en las redes sociales bajo la etiqueta #AmigoVallejoPapa. Pero el purpurado se autodescartó: «Ya he hablado varias veces con el Espíritu Santo y hemos llegado a un acuerdo».

Rouco Varela, por su parte, aparecía en las apuestas que barajaban los resultados del cónclave de hace ocho años. Gallego, doctor en Derecho Canónico por la universidad de Múnich y desde hace casi dos décadas al frente de la archidiócesis madrileña, ha sido anfitrión de multitudinarias visitas a España de los dos últimos papas. Pero su edad, 76 años, es su talón de Aquiles, le resta muchas posibilidades, y más en vista de que numerosos cardenales se han pronunciado en los últimos días a favor de un papa joven.

Lo que sí es cierto es que los españoles podrían suponer un factor facilitador del consenso dentro del cónclave por sus estrechos lazos con la Iglesia de América Latina, donde se encuentran casi la mitad de los católicos del mundo. «Debemos pensar en Hispanoamérica y en las estrechas relaciones efectivas y afectivas que la Iglesia en España tiene como puente de América con Europa», considera el decano de Humanidades de la Universidad San Pablo CEU de Madrid, José Francisco Serrano Oceja, en declaraciones a El Confidencial Digital.

Santos Abril, nacido en Teruel hace 77 años y probablemente el menos conocido de los cardenales españoles, ejercerá una función clave en la elección. Como vicecamarlengo de la Iglesia católica, le será confiada la vigilancia de la reunión en la Capilla Sixtina, a la que ningún cardenal podrá entrar sin su permiso.

En varias entrevistas de prensa, el embajador de España ante la Santa Sede, Eduardo Gutiérrez Sáenz de Buruaga, ha destacado el «prestigio» del que goza la Iglesia española en el Vaticano. El cardenal Cañizares es prefecto de la Congregación del Culto Divino, un cargo comparable al de ministro, mientras que otros dos españoles son secretarios de las congregaciones para la Doctrina de la Fe y del Clero, Luis Francisco Ladaria y Celso Morga.

También son muchos los españoles al frente de los influyentes nuevos movimientos y realidades de la Iglesia, como el obispo prelado del Opus Dei, Javier Echevarría, el presidente de Comunión y Liberación, Julián Carrón, o el iniciador del Camino Neocatecumenal, Kiko Argüello, así como de órdenes como los jesuitas, franciscanos, claretianos o escolapios, y buen número de congregaciones femeninas.

España, preocupación de los últimos papas

Aún así, España fue una de las mayores preocupaciones de los dos últimos papas. El ahora emérito papa Ratzinger viajó tres veces al país en sus ocho años de pontificado, los cuales coincidieron en gran parte con el gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero, que con sus políticas en temas como los derechos de los homosexuales, el aborto o las relaciones Iglesia-Estado llevó a Benedicto a acuñar para España la etiqueta de «vanguardia del laicismo».

Los católicos siguen siendo mayoría en el país, pero la cuestión es por cuánto tiempo más. Según la encuesta del estatal Centro de Investigaciones Sociológicas CIS, un 73,1 % de los españoles se dice católico, frente a más del 90 de hace 20 años, y de ellos sólo uno de cada cuatro reconoce pisar una iglesia al menos una vez al mes. Como en otros países de la «vieja Europa», las vocaciones escasean y las parroquias se fusionan por la sequía de sacerdotes. Una tendencia que no va a parar por el hecho de que ahora gobierne el Partido Popular, acostumbrado a mejores relaciones con la Iglesia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos

El nuevo papa: Los cardenales españoles