Órdago en la sala de máquinas

El momento de Kroos, el azote del Celta, y de Modric, ambos bendecidos por la UEFA, se convierte en un desafío para el cuarteto de centrocampistas de Coudet


vigo

La batalla del centro del campo de la contienda del sábado en Balaídos promete. No solo por el duelo directo entre Tapia y Casemiro, los dos grandes recuperadores de la liga, también por el estelar momento de Kroos, que tiene en el Celta a su rival predilecto, y de Modric. Todo un desafío para tres jugadores de buen pie como Brais, Denis y Nolito.

Modric (35 años) y Kroos (31) fueron regados de elogios por la UEFA tras su actuación en el partido de Champions ante el Atalanta, en el que no estaba Casemiro por sanción. Desde que coincidieron por primera vez en el centro del campo del Madrid en el 2014, los dos se han convertido en el termómetro del juego blanco. En el caso del alemán, además, es el azote del Celta, el equipo al que le ha marcado más goles en su carrera deportiva: 6 en 14 partidos. Hasta jugando con Alemania marcó en Balaídos: 0-1 ante la España de Nolito en noviembre del 2014. Por el contrario, fue en el campo vigués en donde el croata vio la única roja de su carrera por un contacto por detrás con Denis Suárez.

El de Salceda será, a través del balón, uno de los encargados de poner en duda la pregunta de la UEFA -«Luka Modric y Toni Kroos ¿El mejor dúo de centrocampistas que has visto en la historia de la Champions League?»-. Denis, además, se está especializando en firmar buenos partidos ante los blancos. En la visita del curso pasado, en su primer partido tras el regreso al conjunto vigués, fue el más destacado de los celestes, y después, en el Bernabéu, dio la asistencia del 2-2 a Santi Mina. Incluso en la derrota del pasado 2 de enero el salcedense demostró personalidad para mover el balón ante el triplete blanco.

Como en aquella ocasión, todo apunta a que Denis tendrá de compañeros de línea a Brais Méndez, que le marcó un gol al Madrid en Balaídos, y a Nolito (tres tantos, uno con el Écija y dos con el Celta, aunque ninguno sirvió para ganar). Los dos, además de intentar neutralizar los pases entre líneas y las salidas a la contra de los blancos, deben tener presente que en la primera vuelta el gran acierto de los blancos fue negarle espacios para avanzar tanto por el pasillo central como por las bandas, un aspecto en el que siempre juega un papel fundamental Casemiro. El brasileño tendrá una dura oposición en la estadística por robar balones con Tapia, la otra sensación de la liga en el puesto de mediocentro.

El duelo táctico

El duelo también plantea un desafío táctico para Coudet y Zidane, que fue el primero en encontrar soluciones para el entonces sorprendente juego celeste.

¿Mantendrá el Chacho la idea de un pivote único ante semejante tridente? Todo apunta que sí, pero Tapia necesitará del apoyo de los tres compañeros que actúan por delante y que en teoría podrán que encargarse del seguimiento y de la salida de balón del alemán y el croata y, al mismo tiempo, intentar presionar a Casemiro, siempre el eslabón más próximo a su defensa pero que este año se ha destapado como goleador (lleva cinco goles en liga).

Además, si Zidane insiste en la línea de tres centrales, que se ha puesto de moda entre los grandes, está por ver a qué altura planta a los carrileros (Lucas Vázquez y Mendy ante el Atalanta), lo que podría darle la superioridad de un jugador en la sala de máquinas. Aquí deberían entrar en danza los laterales del Celta dejando los dos delanteros blancos (Benzama y Vinicius fue la última apuesta) para la pareja de centrales celeste. Un órdago en toda regla.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Órdago en la sala de máquinas