Rubén, la portería y las rodillas: la maldición del Celta en el último año

Coudet estará obligado a recurrir al filial en un club que arrastra varias lesiones graves bajo los palos en los últimos tiempos


Rubén Blanco saltó a la salida de un córner y blocó en el cielo de El Alcoraz antes de toparse en la caída, de forma fortuita, con Pablo Insua. Era el añadido del primer acto y Rubén se agarró la rodilla izquierda como quien trata de sujetar aquello que sabe que se le ha ido. Rubén se marchó, entre la lástima del hartazgo. Es su décima lesión de cierta relevancia en solo cinco años. La cuarta si atendemos a las rodillas. Esta vez, en el ligamento lateral interno. Las pruebas a las que se someterá a su vuelta a Vigo determinarán el alcance.

Villar recuperará una titularidad que retuvo las siete primeras jornadas de Liga, cuando Rubén permanecía convaleciente de su última lesión grave, un desgarro en el tendón del recto femoral derecho que lo obligó a pasar por quirófano y a quedarse cuatro meses en la recámara. El juvenil Iago Domínguez fue entonces requerido al banquillo.

«En la rodilla siempre es jodido. Esperemos que sea lo menos grave», apostilló Coudet ante la prensa en Huesca. La articulación central de los miembros inferiores se ha vuelto una pesadilla bajo los palos del Celta. Sergio Álvarez reventó ambos meniscos de la rodilla derecha en el entrenamiento del 18 de mayo, a la vuelta del confinamiento. Los médicos le pronosticaron entre cuatro y seis meses de baja. Han pasado nueve y el gato es un animal solitario todavía en los entrenamientos. Nadie ha sido capaz de ponerle fecha a la última recaída. La baja de Sergio y Rubén en las últimas tres jornadas de la pasada Liga obligó entonces a Óscar a tirar del serbio Dragan Rosic como alternativa a Villar.

Iván también atravesó su particular calvario la campaña pasada. En el entrenamiento previo al partido en Villarreal, todavía en la primera vuelta, notó que su rodilla izquierda no respondía. Una artroscopia iluminó una rotura en el menisco externo. Con Rubén también lesionado —arrastraba entonces molestias en una rodilla de las que se repuso una semana después— y Sergio como única alternativa, Óscar recurrió entonces al canterano Fran Vieites como recambio ante el Valladolid. Iván pasó por el quirófano y afrontó una recuperación que se prolongó durante dos meses y medio. Coudet tiene ante sí un panorama semejante.

Sequeira y el Preolímpico

Suena el dicho que, en el perro flaco, se multiplican las pulgas. Si Coudet mira al filial, verá a un equipo que todavía tiene que dirimir un final trepidante de competición y en el que Patrick Sequeira —decisivo ante el Compos— se ha anclado a la meta. Pero es que el tico será llamado por la selección sub-23 de Costa Rica para el Preolímpico que da acceso a los Juegos de Tokio y que se decidirá entre el 18 y el 30 de marzo, lo que podría ampliar —salvo que el club le prive de la oportunidad— el quebradero de cabeza. Iago Domínguez y Álvaro Fernández aguardan. Pero el efecto dominó llegaría de nuevo, en ese caso, hasta la portería del Juvenil.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Rubén, la portería y las rodillas: la maldición del Celta en el último año