¿Era necesario?


Vigo

No resulta nada habitual que los técnicos fijen el objetivo de un equipo en el arranque de temporada. Simeone lleva años con el partido a partido envolviendo la aspiración real de un grande como el Atlético. Sin embargo, Óscar García y sin que nadie se lo preguntase en la rueda de prensa telemática, dejó claro el reto del Celta para esta temporada recién iniciada.

La proclama puede tener varias interpretaciones. La primera, que no hay equipo para más y todo el mundo debe tener claro que el reto es alcanzar los 40 puntos de la permanencia y que el sufrimiento será moneda de uso común a lo largo de todo el curso.

La segunda, que hoy acaba del mercado de fichajes y si el Celta quiere vivir tranquilo necesita hacer algún movimiento de última hora.

Lo que no es discutible ni interpretable es que la plantilla ha perdido piezas importantes y que en un fútbol tal igualado todo resulta importante. Aunque en lo que no tiene que ver ni el tiempo ni el presupuesto es en la manera de jugar y el Celta pasó de tener un patrón claro de juego en las dos primeras jornadas a ofrecer dudas en las tres siguientes. El penalti de Pucela, el huracán Messi y el cansancio de El Sadar no deben servir de coartada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

¿Era necesario?