Maxi Gómez, una irrupción brillante que quiere llegar a lo más alto


Vigo

La suya fue otra de tantas apuestas del Celta en mercados lejanos. Maxi Gómez llegó en 2017 como un fichaje de futuro, el suplente de un John Guidetti adaptado al club, a Aspas y a la titularidad. Un perfil batallador, un delantero corpulento y que no rehuyese la brega.

Sin embargo, la de Maxi fue una irrupción inesperada. En el Quinocho de pretemporada frente a la Roma, Guidetti se rompía la clavícula derecha. No quedaba otra que confiar en aquel joven uruguayo algo fuera de forma. En el primer encuentro de Liga frente a la Real Sociedad presentó sus credenciales con un doblete de delantero de área.

No dejaría de marcar goles en Vigo, dejando aparte una difícil racha en ausencia de Aspas que también notó el equipo en la agónica salvación de hace dos temporadas. Ya en enero de ese mismo año, con el equipo inmerso en la pelea del descenso, a Maxi le llegaron ofertas mareantes desde China o Londres.

Una vez conseguida la salvación, en la que el charrúa se sentía implicado, oyó más ofertas. Y ahí apareció el Valencia con un proyecto serio, en Champions y con Marcelo García Toral como aval. El año fue convulso, pero de él se espera todavía un rendimiento de estrella. «El Valencia tenía una estructura de club fuerte y convincente y lograron un acuerdo de encaje financiero complicado. El valencianismo está bastante satisfecho con Maxi a pesar de las circunstancias y su continuidad no admite dudas», sentencia el periodista valenciano Vicent Chilet.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Maxi Gómez, una irrupción brillante que quiere llegar a lo más alto