Más obreros, menos ingenieros

El Celta necesita imprimir carácter y jugadores con un gran despliegue físico que cumplimenten el talento de una plantilla que necesita hombres de banda

l. m. v.
vigo / la voz

El Celta necesita un profundo cambio en la confección de su plantilla para dejar de jugar con fuego después de dos años al borde del descenso. Los expertos consultados por La Voz apuestan por más obreros y menos ingenieros, lo que se traduce en fichajes que aporten carácter, intensidad y músculo. En cuanto a puestos, y apostando por la continuidad de Murillo, Rafinha y en muchos casos Bradaric, se apunta a la portería, a otro jugador de banda que cumplimente a Vadillo y a un delantero que acompañe a Iago Aspas. Ni Smolov ni el Toro Fernández parecen la solución.

PERFIL

Más gregarios para equilibrar al equipo

«No aspecto técnico, creo que o Celta necesita máis obreiros e menos enxeñeiros. Os enxeñeiros están moi ben e son os que toman as decisións que venden, pero o Celta necesita man de obra», comenta sin pestañear Milucho Alonso Costas, extécnico, analista y el cazatalentos del Villarreal en Galicia. Adrián Rubio, el segundo técnico del Lugo en la actualidad, habla de estabilidad y de equilibrio: «O Celta necesita estabilidade deportiva e un equipo que estea máis equilibrado do que estaba». José Luis Mosquera reclama «xente que corra para atrás, porque todo o que perda arriba obrígame a ter unha escoba que limpe por atrás», en clara alusión a la recuperación tras pérdida. El extécnico celeste y ahora profesor en la escuela de entrenadores precisa que «o equipo necesita físico e iso non está rifado co técnico e co táctico. Necesita xogadores que estean dispostos a correr» para que el equipo no se descompense.

PERSONALIDAD

Más carácter e intensidad

El excéltico Xurxo Otero, en la actualidad dirigiendo al Alondras, considera que la nueva plantilla del Celta necesita «más carácter, más intensidad y algo más de fútbol, porque jugar bien implica no solo tener el balón. Jugar bien es defender, tener intensidad, agresividad y presionar si no tienes la pelota», comenta mientras admite que echó de menos más corazón.

PLAN

Tener una idea de juego definida

Pichi Lucas apunta a la necesidad de tener una idea clara de juego y no dar bandazos. «Un día jugábamos de una manera y otro de otra, demasiados cambios de jugadores que al final tampoco beneficiar a la estructura del conjunto». Otero también hizo referencia a este aspecto: «Hay que ver qué estilo quieres tener y luego tienes que buscar esos jugadores».

RETOS

Un objetivo realista que no cause frustración

El Celta también necesita objetivos realistas que no provoquen frustración. «O primeiro que debe estar claro -dice Milucho Alonso Costas- é o obxectivo real, non podes plantexar un irreal porque como en calquera cousa da vida, o irreal cada vez vai quedando máis lonxe, a frustración é máis grande e o xogador sufre máis». Por este motivo, desde el minuto 1 de la nueva temporada el equipo debe tener claro su norte. «E dende ese instante todo o mundo debe crer nese proxecto e nesa idea».

PUESTos

Un portero, extremos y un delantero como mínimo

José Luis Mosquera mira antes de nada a las bandas: «O primeiro que faría sería buscar xente por fóra para abrir máis o xogo». Milucho recuerda que para los extremos ya se ha contratado a Vadillo «que no Granada demostrou que vai ben nos dous perfís» pero aun así considera que debe llegar otro hombre de banda, quizás un central, un delantero que se adapte a Iago Aspas «porque Smolov non se adapta e o Toro a día de hoxe non é ese xogador que se necesita aí». También cree necesario un portero por las lesiones.

Apuesta por contar en propiedad con Rafinha, Murillo y Bradaric

De los cedidos, tres son los nombres que para los analistas consultados se han ganado el derecho a seguir en Vigo: Murillo, Rafinha y Bradaric, especialmente los dos primeros. «Murillo e Rafinha son claves para min», indica Adrián Rubio.

La mayor debilidad la representa Rafinha Alcántara. «Es un jugador que nos entusiasma. Cuanto está a un buen nivel físico es un futbolista que está llamado a hacer grandes cosas en el Celta y en cualquier otro equipo de la liga española. Tiene mucha calidad, es versátil, tiene un concepto de juego que nos entusiasma a todos y yo si pudiera me lo quedaría», razona Pichi Lucas.

Mosquera añade el compromiso del hispanobrasileño. «Deu un plus polo compromiso. É un xogador moi completo que o fai todo para arriba e que atrás demostrou a súa total implicación».

El propio Mosquera también apuesta por fichar a Murillo en propiedad porque desde su prisma «era o xogador que necesitaba o Celta. El cafetero también se lleva los elogios de Xurxo Otero: «Murillo ha estado a muy buen nivel y creo que él reforzó mucho la parcela defensiva».

Milucho también rompe una lanza a favor de Bradaric, que sería el movimiento más accesible en el punto de vista económico. «Bradaric tería moito que aportar se estivera dende o comezo de tempada. Creo que pode ser un xogador importante para un equipo medio de Primeira».

El cambio de tendencia está en la cabeza del plantel

¿Cómo se cambia la tendencia de un equipo perdedor para llevarlo a una zona de tranquilidad? La respuesta parece tenerla Adrián Rubio después de ponerla en práctica en el Lugo en las últimas jornadas. «As cabezas dos futbolistas son todo. Parece fácil pero é complicado, hai que metelos no peto. Hai que tocarlles a fibra, tocarlles o corazón e facerlles entender que se lles vai a vida en cada balón, cada partido e cada minuto e que a medias ninguén consegue obxectivos, que hai que estar ao 100 %», comenta el vigués.

Milucho Alonso Costa añade que el equipo necesita un diagnóstico y marcar su hoja de ruta: «Debes ter claro o que queres. Por exemplo, non podes pensar o obxectivo de Europa porque tres ou catro equipos que están fixos e logo só van tres máis. A meta debe ser pelexar por estar nos postos de Europa e ese é un obxectivo alcanzable. Creo que se os xogadores e o club entenden o obxectivo a tendencia varía, se non acábaste desenganchado de Europa e iso significa engancharse ó descenso, que é onde está o problema».

Las propuestas para el cambio de José Luis Mosquera, que se muestra escéptico al respecto, van en el mismo sentido y agrega que la idea de juego tiene que estar clara desde el primer momento: «Debes ter unha idea dende a planificación á resolución da tempada e que nos dous primeiros partidos todo o mundo saiba o que hai que xogar».

No generar dudas

Pichi Lucas es partidario de descartar todo aquello que pueda generar dudas. «Si estás cambiando, al final te genera más duras. Hay bastante incertidumbre en cuanto a cómo se ha conseguido el objetivo y vamos a tener un poquito de confianza todos».

Mantener la firmeza en la hoja de ruta y conseguir la implicación plena de los jugadores parece por lo tanto el camino a seguir para que el Celta comience a remontar en la tabla y no viva un final tal agobiante. «Salió mal, una mala temporada, hay que echar la vista atrás y no volver a cometer los mismos errores y construir el equipo que todo el celtismo quiere. Se sufrió mucho, demasiado para el presupuesto y la plantilla que tiene el club. Se pasó francamente mal», reconoce Xurxo Otero. La aspiración debe ser tener un año tranquilo y sin sobresaltos, algo que después de tres años decadentes parece el paraíso celeste.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Más obreros, menos ingenieros