El complemento ideal

Álex López EN CELESTE

GRADA DE RÍO

M. MORALEJO

03 sep 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

R afinha es un gran fichaje para el proyecto del Celta. Creo que todos los que compartimos vestuario con él en la temporada 2013/2014 en Vigo tenemos grandes recuerdos suyos tanto dentro como fuera del campo. Era el año de su debut en Primera, pero los que le habíamos seguido en el Barcelona B ya sabíamos de su talento y del futbolista que iba a ser, por eso no me sorprendió el rendimiento que dio aquel año.

Para él la adaptación era especialmente fácil porque volvía a una ciudad que ya había conocido de niño y donde había crecido, lo mismo que al club a través de su padre y le suponía una ilusión especial. El sentimiento, las ganas y el entusiasmo que tenía también fueron partes importantes. Aparte de que el entrenador que teníamos era Luis Enrique, que ya le había entrenado en el filial del Barcelona.

En lo futbolístico, lo veías entrenar y te dabas cuenta de que tenía algo diferente. Además, se adaptó rápidamente al vestuario y a los compañeros, y para la afición era alguien especial desde el primer día y se le acogió con mucho cariño.