La clasificación pasa factura en la tele

La Voz VIGO / LA VOZ

GRADA DE RÍO

Oscar Vázquez

El Celta, que lleva tres ejercicios en la zona baja, ha pasado en cuatro años de ingresar 8,8 millones por su sexto puesto en la tabla en la 15/16 a 1,2 esta campaña al acabar en la decimoseptima posición

20 jun 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

El objetivo tradicional del Celta, viendo el discurso más uniforme de Carlos Mouriño, es ocupar un lugar entre los diez primeros de la liga, sin cegarse con Europa pero sin vivir con el alma en vilo por la permanencia. Sin embargo, esta hoja de ruta no se está cumpliendo y el Celta no ha dejado de menguar en la tabla después de tocar techo con la Europa League. De hecho lleva tres temporadas en el furgón de cola, algo que no solo tiene trascendencia a nivel deportivo, sino que también influye en lo económico a la hora de reparto televisivo en el concepto de clasificación.

Porque en cuatro años el Celta pasó de ingresar 8,8 millones por el sexto puesto de la 15/16 al 1,26 que percibirá por el décimo séptimo del curso que acaba de finalizar. En el medio, dos ejercicios repitiendo décimo tercera lugar: a razón de 2,5 millones cada uno. Si tomamos como referencia ese manido décimo puesto, el club ha dejado de ingresar con este concepto en tres años: cuatro millones de euros, una cantidad importante para un equipo del segundo bloque presupuestario de LaLiga. Además, en el baremo también se tienen en cuenta la clasificación de los últimos cinco años, en donde el Celta ha ido perdiendo fuelle (en la 14/15, la última que se computa esta vez, había sido octavo).

Según el Real Decreto Ley aprobado en su día cuatro son los grandes conceptos del reparto televisivo a los clubes: el primer apartado es lineal (los 20 clubes reciben lo mismo), el segundo apunta a los resultados deportivos con dos epígrafes diferente: uno el que atañe al último curso y otro al cómputo de las cuatro campañas anteriores. La implantación social completa el reparto.

De todos estos aspectos, el único en donde el Celta podría coger un valor añadido es en el que ahora está menguando. Los vigueses se han convertido en un clásico de liga, vivirán su octavo año consecutivo en Primera a partir de agosto, pero el retroceso clasificatorio es evidente pese a que la plantilla ya se lleva 52 millones de los 70 de presupuesto.

Coincidiendo con la implantación del nuevo sistema de reparto el Celta tocó techo (en la época actual). Aquel sexto puesto le reportó 8,8 millones (el 7 % de 126 millones, cantidad asignada para este concepto) que incluso pudieron ser 2,5 más si el equipo de Berizzo no pierde el quinto puesto en la última jornada (algo esperado porque visitaba al Atlético de Madrid).

En la campaña siguiente llegó el primer bajón en la clasificación liguera, entonces justificado por las semifinales de Europa League y Copa del Rey. Los celestes acabaron el curso 16/17 en décimo tercer lugar o que supuso bajar de golpe 6,6 millones de euros en el reparto televisivo por clasificación con respecto al año anterior.

Pero al curso siguiente, con Juan Carlos Unzué en el banquillo, se repitió el puesto y los 2,52 millones asignados al décimo tercero (el 2 % de los mismos 126 millones asignados). Una cantidad, no obstante, que dobla lo que le corresponde al Celta por esta partida una vez finalizado el curso 18/19. El décimo séptimo se lleva el 1 % de la misma cantidad: 1,26 millones.

Además, estas tres malas temporadas, por debajo de la previsión inicial de los diez primeros, será arrastrado a lo largo del próximo lustre en el segundo de los aspectos que atañen al reparto por clasificación ya que al margen de cada año se tiene en cuenta lo sucedido en los cuatro anteriores y el Celta pierde este verano el colchón del sexto puesto del 2016. Otro motivo para recuperar el terreno perdido.