Vigo

Después de varios amagos, todo apunta a que a Mohamed le ha llegado la hora del cambio. La falta de Maxi Gómez le obliga a mudar la tendencia y bajar el balón a la hierba, porque salvo sorpresa morrocotuda Iago Aspas ejercerá de delantero de referencia en un Celta que parece obligado a cambiar el dibujo para jugar con un 1-4-2-3-1, lo que significaría volver a la defensa de cuatro y a una estructura mucho más conocida en Vigo. Todo para medirse a un Alavés que llega en puestos de Champions tras ganar al Real Madrid y con el objetivo de romper una racha de cinco jornadas sin ganar.

Hasta la fecha el delantero uruguayo era el jugador de referencia sobre el que se montaba el equipo a la hora de atacar y un bastión importante en la defensa del balón parado. Su ausencia por lesión, le crea dos problemas a Mohamed pero al mismo tiempo le impulsa a apostar por una idea de juego en la que cree el celtismo. De hecho él mismo ha reconocido que «jugar más en corto» es una opción. Para comenzar, la vacante por sanción de Araujo en defensa no sería cubierta, sino que el Celta saldría con cuatro zagueros. La gran duda sería saber si Júnior Alonso tendría sitio, algo difícil después de llegar de Paraguay poco antes del partido.

En ataque, Maxi Gómez es una referencia como lo demuestran sus goles y su influencia en el juego, pero al Celta no le ha ido nada mal con Iago Aspas de nueve. Las dos veces que jugó el curso pasado sin el uruguayo al lado marcó otros tantos hat-trick.

La referencia de Aspas en la posición de nueve significaría jugar con un media punta por detrás y con dos hombres de banda. En este escenario Boufal tiene toda las papeletas para jugar su segundo partido como titular y Pione Sisto, que el martes brilló con Dinamarca, parece fijo en la izquierda. La derecha en teoría debería ser para Brais Méndez.

La ausencia de Maxi también podría tener su influencia en la elección del medio campo, porque sin sus centímetros ni los del sancionado Araujo, Okay sería la solución para compensarlo, pero el turco volvió tocado de la gira con sus selección, lo que supone un aval para la continuidad de la dupla Beltrán-Lobotka.

Esta propuesta futbolística debería cambiar el juego directo por el combinativo, pero en la práctica y no en la teoría como sucedió en la última comparecencia en casa ante el Getafe, cuando el entrenador argentino apostó por un centro del campo creativo que acabó desaparecido ante la práctica del pelotazo.

Porque salvando las distancias el Alavés también es un equipo de presión, intensidad y repliegue para salir a la contra. Madurar el partido a través del balón se antoja la mejor opción para volver a la senda del triunfo 48 días después.

La duda de Pacheco

El Alavés llega a Vigo asaltando los cuatro primeros puestos y con el reto de romper su sequía en Primera en Balaídos, en donde nunca ganó. La principal duda es la presencia de Pacheco en la portería. El meta arrastra un esguince desde el partido con el Real Madrid y su participación es dudosa. De no jugar, debutaría Sivera, el suplente de la sub-21.

Todo apunta a que el Pitu cambiará de sistema para jugar con un 4-4-2, lo que significaría que el serbio Darko Brasanac y Tomás Pina podrían formar pareja en el centro del campo. Wakaso, víctima del virus FIFA iría al banquillo. Un equipo de cemento armado y con pegada. Otro reto para Mohamed.

Hjulsager, que se estrena, y Emre Mor, que vuelve tras tres jornadas, en la lista

Andrew Hjulsager y Emre Mor son las dos grandes novedades de la lista de convocados del Celta para el partido de esta noche, en la que también entrar el central de Chapela David Costas mientras que Kevin Vázquez es el único disponible del primer equipo que se queda fuera.

Para el danés se trata de la primera convocatoria de la temporada después de regresar el pasado verano de su cesión al Granada. Hjulsager se quedó en Vigo, aun teniendo opciones de salir cedido de nuevo, para tener dobladas todas las posiciones. Pero con tanta condensación de jugadores ofensivos, el extremo nunca había tenido la opción de estar entre los elegidos para la convocatoria, algo que sucede ahora debido a las ausencias de Maxi y Jensen, los dos lesionados.

El caso de Emre Mor es distinto. El turcodanés tuvo sus minutos en el primer partido saliendo desde el banquillo y después acumuló citaciones hasta que en los últimos tres encuentros desapareció del mapa. Ayer, antes del entrenamiento, Mohamed dijo que tenía «chance» de entrar «porque esta semana ha mejorado».

Se queda fuera por sanción de un partido Néstor Araujo. El mexicano jugó el martes con su selección.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Iago Aspas marca la nueva partitura