Menos posesión, más poder aéreo

Los números confirman la tendencia de un Celta vertical, que dispara más y ganó un punto en agresividad


Los datos estadísticos acumulados en las cuatro primeras jornadas de liga confirman la tendencia. El Celta de Mohamed tiene menos posesión de balón (dos puntos con respecto a la media del curso pasado), es más fuerte en el juego aéreo (aunque ante el Girona naufragara) y más vertical, con la portería rival como único objetivo como verifican los cinco disparos más que realiza, por norma, en cada encuentro. La agresividad también sale a relucir en el creciente número de amonestaciones.

Posesión

Dos puntos por debajo del curso anterior. La teoría de la relatividad de la posesión ha prendido en el Celta, un equipo que en los últimos años había vivido con el balón pegado a sus pies. El curso pasado firmó una media de 54,4 % por partidos, aunque con picos por encima del 60 % en varias ocasiones. Este año, cuatro partidos han sido suficientes para ver la tendencia, que por el momento se sitúa en el 52,6 %, el octavo del acumulado en el campeonato hasta el momento.

Duelos aéreos

Los célticos ganan más del 60 % de los balones. Resulta curioso que después de encajar dos goles de cabeza en Montilivi el Celta pueda pasar por uno de los equipos más solventes en el juego aéreo de la liga porque la estadística indica que los vigueses tienen un índice de acierto esta temporada del 62 %, con 21,3 duelos ganados de media por contienda, ocho más que el curso pasado (14,3), siempre en términos absolutos. Esta campaña solo le supera el Barcelona con un 64 %.

Acierto en el pase

Casi dos puntos más que el curso anterior. El Celta siempre ha estado entre los mejores de la competición a la hora del acierto en el pase, y en el arranque de esta temporada todavía ha mejorado su ratio. Tras los cuatro primeros partidos el equipo celeste firma un 84 %, lo que supera a su registro global del curso pasado en 1,7 puntos (82,3 %). En el ránking, desplazó a la Real Sociedad del cuarto puesto, apareciendo solo por detrás de Real Madrid (90 %), Barcelona (88,7) y Betis (87,8). A nivel individual llama la atención el 98, 7% del Beltrán ante el Girona. Solo falló uno de los 70 pases que realizó. Es uno de los más seguros del campeonato.

Tiros a puerta

Cuatro más de media por contienda. El Celta del curso pasado era un equipo con mucha pegada, pero también con arrobas de horizontalidad por su plan de juego. Ahora resulta mucho más directo y cada vez que puede mira a la portería contraria. Por eso ha pasado de una media de 11,8 disparos por envite a 15,8. Pese a la derrota del pasado lunes, los célticos dispararon en 20 ocasiones, una prueba de su insistencia.

Disciplina

El segundo equipo con más amonestaciones del torneo. Solo el Getafe, con 18 amarillas, supera al Celta en la clasificación de las tarjetas. El equipo de Mohamed ya lleva acumuladas once amarillas y una roja (la de Cabral por doble amonestación) en los cuatro primeros enfrentamientos. La campaña pasada se saldó con los vigueses en la décima posición con una sola roja y 87 amarillas. La diferencia debe estar en el punto de agresividad que Antonio Mohamed pretende dar al equipo, especialmente a la hora de defender para rebajar los goles en contra.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Menos posesión, más poder aéreo