Fran Beltrán: «Mis padres tuvieron que quitarse de muchas cosas para cumplir mi sueño»

Beltrán, que se define como «humilde y trabajador», espera debutar en la élite con 19 años ante el Espanyol

.

vigo / la voz

Francisco José Beltrán Peinado (Seseña, 1999) ha cumplido el sueño de llegar a Primera División, gracias a sus padres que renunciaron a muchas cosas para ayudar a que su hijo fuera futbolista. Recién llegado al Celta se ha adaptado a la carrera, aprobó el examen de pretemporada y se postula para entrar en el once en el estreno ante el Espanyol. Fran se define como una esponja que aprende de todos y comenta que estar al lado de Lobokta es como tener clases particulares todos los días.

-¿Qué se ha encontrado en el Celta?

-Me he encontrado sobre todo con buenas personas. Creí que cada uno iba a ir a su bola, pero veo que es un club familiar en donde todo el mundo está unido. Creo que este es un buen sitio para seguir creciendo.

-Y en lo deportivo, por lo visto en los dos partidos, se ha integrado por la vía rápida.

-Eso también es en gran parte por los compañeros, que cuando llega alguien nuevo como yo ellos están encima y eso se ve reflejado en el campo.

-¿Como fueron sus inicios?

-A mí no me gustaba el fútbol de pequeño. Normalmente a los tres años los niños ya están con una pelota y yo hasta los cinco o seis no empecé. Comencé en el colegio, en Seseña, luego jugué en el equipo del pueblo, con ocho años hice las pruebas en el Getafe y me cogieron y después de seis años, con 13, me fui a Rayo.

-¿Por qué ese primer cambio?

-Yo quería cambiar de aires y había equipos detrás y el Rayo fue el que me convenció. Me dijo que me iba a dar oportunidades, que era un gran club para crecer y no me fue mal del todo allí.

-¿Por qué no le gustaba el fútbol?

-No lo sé. Mi padre lo ponía en la tele y yo no quería, me daba una pelota y no la quería. Quería mis muñecos, mis Action Man.

-Y de pasar del fútbol a ir todos los días de Seseña a Madrid para entrenar.

-Muchos años hasta ahora con mis padres de conductores. Los dos han sido los que me han ayudado a que cumpliera mi sueño. Han confiado en mí y al final ha salido bien. Ellos han tenido que quitarse de muchas cosas para poder llevarme al fútbol todos los días para cumplir mi sueño.

-¿Cómo se define a nivel futbolístico?

-No me gusta definirme, pero diría que soy un jugador humilde y trabajador que lucha por todo. Esas son las cosas sobre mí que yo opino, luego la gente puede opinar lo que considere. Esas palabras son claves para mí.

-¿Pensaba que el éxito le iba a llegar tan pronto?

-Para nada. Cuando estaba en la cantera del Rayo solo pensaba en seguir trabajando y con 20 o 21 asomarme al primer equipo, pero me llegó la oportunidad cuando tenía 17 y dije: ‘Igual, esto solo pasa una vez en la vida’ y la aproveché.

-¿Y se esperaba ahora la llamada de un equipo como el Celta?

-No me la esperaba, la verdad es que me sorprendió bastante.

-¿Esperaba una apuesta tan fuerte de un club por usted pagando la cláusula?

-No. Todo ocurrió rápido y yo tampoco me lo pensé mucho. Era una gran oportunidad que no podía rechazar y ahora quiero devolver toda la confianza en el campo.

-¿Es cierto que echó alguna lágrima en la ciudad deportiva del Rayo?

-Sí. Allí he vivido de todo. Me hicieron debutar en el fútbol profesional y allí dejo grandes amigos y quieras o no te da pena.

-¿Le molestó todo lo que se montó con su salida?

-Algún día me gustaría hablar y decir lo que tengo que decir, pero en el mundo del fútbol a veces es mejor seguir adelante y ya en un futuro las piezas encajarán otra vez.

-¿Clave el papel de Miñambres?

-Sí. Ya le conocía y todo ha sido gracias a él.

-¿Qué debe mejorar como futbolista?

-Creo que tengo que mejorar en todo. Soy muy joven y me queda mucho margen de mejora. Me queda un mundo.

-¿Y su punto fuerte?

-Correr mucho, abarcar mucho campo, hacer muchas vigilancias y ayudar a los compañeros, que ellos vayan arriba que yo me quedo vigilando. Intento darle más libertad a los compañeros, que ellos ataquen, que de defender ya me encargo yo.

-¿Qué es fútbol para usted?

-Como una forma de vida. Es como un hobby al que te dedicas. Creo que muchos sin el fútbol no seríamos nada en este mundo.

-¿Cuál su objetivo personal para su primera temporada en Primera?

-Seguir creciendo, mejorando y aprender de mis compañeros, de los rivales y seguir subiendo como jugador.

«Casi puedo decir que tengo clases particulares con Lobotka»

Beltrán elogia el nivel del equipo, se muestra sorprendido por la calidad de sus nuevos compañeros y considera a Antonio Mohamed un entrenador con las ideas claras. En lo colectivo también se apunta a la lucha por Europa considerando clave la unidad.

-¿Qué le parece Mohamed como entrenador?

-Muy bueno, porque tiene los conceptos claros y yo creo que si todos estamos unidos van a llegar los resultados fácilmente.

-¿Cómo ve el nivel del equipo?

-Creo que hay gente muy buena, pero no solo arriba, sino desde el portero. Todos, incluyendo a Dennis que está con nosotros ahora, es un equipo con mucha calidad y mucha pegada.

-Sin embargo el verano no ha sido demasiado bueno. ¿Es de lo que piensan que la pretemporada es mentira?

-Yo creo que sí. El año pasado con el Rayo perdíamos casi todos los partidos o empatábamos en pretemporada y al final quedamos campeones de Segunda división. Es mi primera pretemporada en el Celta y la gente está como un poco nerviosa por los resultados, pero soy de los que piensan que la pretemporada es para coger minutos, para coger sensaciones y a partir del sábado comienza lo bueno y se verá un cambio importante.

-¿Hay algún jugador que haya marcado su carrera?

-Todo el mundo dice que soy como una esponja y voy absorbiendo un poquito de uno y de otro. En mi corta carrera he coincidido con futbolistas de gran nivel como Trashorras, Raúl Baena, Óscar Trejo, de Patri, con todos los que he jugado y aquí ya con Lobotka que es un gran jugador estoy también aprendiendo mucho, casi puedo decir que tengo clases particulares con él.

-Cuando todo el mundo esté recuperado habrá bofetadas por un sitio en la medular del Celta.

-Seguro que va a ser una competencia sana. Lo que tenemos que hacer es aportar nuestro granito de arena y luego que decida el míster. Debemos estar unidos y remar todos juntos.

-¿Hay algún jugador que le haya sorprendido por su nivel en Vigo?

-Me ha sorprendido Lobotka, Iago, Pione, casi todos. Llegas aquí y no sabes muy bien lo que te vas a encontrar y te sorprendes, la verdad.

-¿Se ve jugando ante el Espanyol el sábado?

-Me gustaría no puedo negarlo. El míster decide pero soñar es gratis. Un debut en Primera en Balaídos sería muy bonito.

-En esos viajes interminables de Seseña a Madrid se imaginaba un debut en Primera...

-Para nada. Sueñas con llegar algún día pero nunca sabes cuándo o si va a llegar. Ahora que estoy tocándolo con los dedos de la mano me siendo orgulloso.

-¿Ve al equipo para la lucha por Europa?

-Por qué no, hay que soñar en grande. Si lo hacemos bien y llega el premio de estar en Europa hay que dar una alegría a la afición, al club y a seguir adelante.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Tags
Comentarios

Fran Beltrán: «Mis padres tuvieron que quitarse de muchas cosas para cumplir mi sueño»