Hugo Mallo: «Mi sueño, de verdad, es lograr un título con el Celta»

«No clasificarnos para Europa sería más una desilusión que un fracaso», defiende el lateral de Marín

;
Hugo Mallo: «Mi idea es seguir en el Celta todo el tiempo que pueda» Entrevista al capitán del Celta, el lateral Hugo Mallo

Llegó a A Madroa siendo tan solo un crío con sueños y ahora, con 26 años, está en el podio de canteranos con más partidos como celeste. Hugo Mallo Novegil (Marín, 1991) se ha hecho mayor en un Celta con el que se ha labrado un nombre y en el que viste los galones de capitán.

-¿Europa todavía es posible?

-Sí, sin duda, confiamos en poder conseguirlo, sabemos que es difícil, pero tenemos partidos muy importantes con rivales directos como Sevilla o Villarreal y creemos que podemos llegar. Hay que ir partido a partido.

-¿Volver a clasificarse para el torneo continental es un objetivo o una ilusión? ¿No lograrlo sería un fracaso?

-Yo soy de los que piensan que no sería un fracaso. Es un año de cambios y suele costar al principio. Este curso es complicado después de un gran año como el pasado, en el que nos metimos en dos semifinales. Ahora tenemos entrenador nuevo, jugadores nuevos, cambios tácticos, es difícil. Sería más una desilusión más que un fracaso.

-¿Cree que se generaron demasiadas expectativas alrededor de clasificarse de nuevo?

-Sí, se generaron muchas expectativas y eso quizás también se ha notado en el equipo. Es normal que se hayan creado porque venimos de un año fantástico y todos queremos volver a Europa, pero es complicado, hay muchos equipos que presupuestariamente están por encima de nosotros y es difícil. Nosotros tenemos ilusión y trabajaremos hasta el final.

-Tienen buena plantilla, quizás incluso mejor que la de años anteriores. ¿Qué le pasa al equipo para no encontrar la regularidad?

-Creo que tenemos una gran plantilla, no me voy a meter en si es mejor o peor porque cada una es diferente. Sí es cierto que este año podríamos estar más arriba, pero nos ha faltado materializar los partidos, saber darles el final. Hubo muchos en los que perdimos puntos en los últimos diez minutos. Quiere decir que tampoco estamos haciendo las cosas tan mal, pero ciertos momentos, esos últimos minutos, nos están costando puntos y por eso no estamos en posiciones de Europa.

-El año pasado se veía a un Celta que quería el esférico pero que ansiaba ser vertical. Ahora le premisa es la pelota ante todo. ¿Cree que la posesión, que es lo que les distingue, les está pasando factura?

-Puede ser que pagásemos un peaje, sobre todo al inicio, pero somos jugadores y tenemos que estar preparados para cualquier situación. Tácticamente éramos diferentes la temporada pasada a esta, pero las dos son buenas. Lo que pasa es que no estamos teniendo los resultados que nos merecemos. Esto es fútbol y cada año es diferente, los equipos se preparan mejor y te van conociendo.

-Su compañero y amigo Iago Aspas va camino del Mundial. ¿Conserva la ilusión de que algún día le llame la selección absoluta?

-Sí, la ilusión nunca se pierde y, como decía Berizzo, las cosas para que sucedan hay que soñarlas. ¡Yo lo he soñado, pero no me da llegado el momento (risas)! A ver si algún día tengo una oportunidad, sería inolvidable, pero como yo, hay muchos más jugadores. Soy consciente de que es muy complicado, en mi posición está jugando Carvajal, están Sergi Roberto, Azpilicueta...

-Y con su equipo, ¿cuál es su sueño?

-Ahora mismo, entrar en Europa, pero mi sueño, de verdad, es lograr un título con el Celta. El Celta, Vigo, los jugadores, esta directiva, nos lo merecemos todo. Hemos estado en tres semifinales en dos años y eso es muy difícil. Ojalá que tengamos otra oportunidad y podamos, por lo menos, disputar una final.

«No hemos conectado igual con la afición este año»

Tras el partido contra el Málaga, Hugo Mallo comentó a los micrófonos de beIn que «cuando se escucha algún silbido, me toca los huevos», y se abrió el debate.

-¿Mantiene sus declaraciones?

-Pido disculpas por la expresión, pero el resto, pues creo que he hablado claro. Le he dado las gracias a la afición que está con nosotros, luego hay una minoría, muy minoría, con los que no estoy de acuerdo, y antes que esa gente, a la que respeto, para algo pagan sus abonos o van invitados, está el vestuario, mis compañeros y el cuerpo técnico, y yo está claro que defiendo mis intereses, los de mi equipo y los de esa afición que viene día tras día, muchos desde Segunda. Me molestó, pero estaba caliente, veníamos de un partido en el que teníamos muchas expectativas y no habíamos sido capaces de ganar, y por la expresión, repito, lo siento, pero por el contenido, no.

-¿Qué le molestó?

-Ciertas cosas hacia ciertos compañeros. Yo sé que los silbidos no eran para mí, pero al final estamos en el campo y los que jugamos lo escuchamos, no es agradable. Yo soy de aquí, me crié en el Celta, sé lo que cuestan las cosas. Estamos a diario trabajando, pero no solo depende de nosotros ganar. Estas son situaciones que te da el fútbol, experiencias, y el jugador tiene que estar preparado para ellas.

-¿Cree que este año conectaron igual con la afición?

-No, creo que no, sinceramente. Creo que siempre ha habido un poco de run run, pero es normal. Venimos de unas temporadas fantásticas en las que hemos hecho disfrutar a la gente, ya no solo con ganar, sino con la entrega. La gente veía que nosotros íbamos a todas, no quiere decir que ahora no vayamos, pero los resultados no están siendo los mismos, entonces, siempre hay un poco de disconformidad.

«Antes el lateral era defensa, ahora también hay que atacar»

Hugo Mallo es el prototipo de lateral moderno. Defiende, pero también sube la banda, se suma al ataque y centra. Lo atestiguan sus seis asistencias en liga.

-¿En qué ha cambiado el oficio de lateral?

-Antes el lateral era defensa y ahora hay que defender, pero también hay que atacar, ayudar a los compañeros en tareas ofensivas. Tanto Jonny como yo, que jugamos más a menudo, tenemos esa capacidad de llegar no solo por nuestras condiciones, sino por el trabajo que se hace en conjunto. El equipo te genera un espacio para que el lateral lo pueda aprovechar. Es por la táctica del entrenador y por las cualidades del grupo.

-¿Cuándo aprendió a atacar?

-Bueno, no ataco muy bien (risas). Cuando empecé, con 18 años, recién subido del juvenil, me costaba, ahora ataco más, porque tanto físicamente como a nivel anímico he crecido. El primer entrenador que me dijo que subiera la banda fue Eusebio. Me lo decía mucho. Me decía que tenía cualidades para subir más, pero yo era un chaval y tenía ese miedo de perder un balón. Me decía que me olvidara un poco de la tarea defensiva, que si perdía un balón ya habría un compañero que ocuparía mi sitio. Luego con Paco me solté, tuve continuidad en el juego, y luego vinieron Luis Enrique, Berizzo y Unzué.

-Desde fuera da la sensación de que tener a Wass cubriéndole las espaldas da cierta confianza.

-Sí, jugamos de inicio con Iago, pero se va hacia dentro, así que queda la banda para Wass o para mí; cuando voy yo Daniel se queda, y viceversa. Entre los dos intentamos hacer el trabajo en banda para liberar a Iago. Estoy muy contento de tener a Wass de compañero porque trabaja mucho, hace muchos kilómetros y el equipo lo necesita.

-El 39 % del ataque del Celta se genera en la derecha.

-En la izquierda tenemos jugadores como Pione y Emre que atraen mucho el juego, es difícil de explicar, pero ese dato me pone contento, espero seguir ayudando al equipo.

-Como capitán, ¿qué opina de la polémica entre Celta y Concello por la ciudad deportiva?

-Como capitán me centro en el vestuario, en el día a día, en sacar los puntos, ese es mi trabajo. Yo no me puedo meter en situaciones que no tienen nada que ver conmigo, pero ojalá se arregle y lleguen a un acuerdo, porque al final es por el bien del Celta y de la ciudad de Vigo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Hugo Mallo: «Mi sueño, de verdad, es lograr un título con el Celta»