Hernández sale otra vez del mapa

El chileno se ha quedado sin minutos en los últimos tres partidos de Liga


Pedro Pablo Hernández ha desaparecido del mapa. Desde el partido ante el Levante el centrocampista chileno no disputa un solo minuto con el Celta y Unzué no ha confiado en él ni como revulsivo en el partido de Vitoria. El Tucu regresa al punto de partida de la temporada, cuando tampoco contaba para el técnico navarro y terminó haciéndose un sitio. En realidad este tobogán es el resumen de su estancia en Vigo desde el primer día del verano del 2014 cuando llegó de la mano de Berizzo. Tres años y medio después ha pasado por todos estados posibles y con dos años y medio de contrato por delante su futuro es toda una incógnita.

Hernández fue a remolque desde el primer día de temporada. Llegó tarde a la concentración del equipo después de su participación en la Copa Confederaciones con el combinado chileno, no fue titular hasta la quinta jornada en el duelo con el Getafe y después de reivindicarse con buenos minutos ante el Espanyol en Barcelona (envite del que se cumple una vuelta el domingo). A raíz de ahí enganchó una serie de once partidos de Liga y parecía consolidado en el once.

Sin embargo, todo cambió a la vuelta del receso navideño. Hernández fue titular en los dos partidos de Liga ante Real Madrid y Levante en plena semana de rotaciones por la Copa del Rey, reduciendo su participación en el cruce con el Barça a seis minutos. Pero tras la eliminación copera y superada la época de cambios el tucumano se ha convertido en un asiduo del banquillo, no entrando en ninguna de las combinaciones que Unzué elaboró para el medio campo. La cosa se torció por una molestia que le impidió llegar al encuentro con la Real Sociedad y desde entonces no ha vuelto a contar. Radoja le ha ganado la partida para acompañar a Lobotka en los últimos dos partidos y con anterioridad fue Jozabed el compañero del eslovaco.

La decisión de corte técnico no parece tener explicación en los números, que son muy similares a los firmados por el argentino en sus anteriores campañas, incluso su nivel de tarjetas amarillas ha decrecido de un modo notable (pasando de diez a dos).

En cuanto a partidos, lleva la misma participación de la temporada pasada, pero hay que tener en cuenta que formaba parte de la unidad A que disputaba la Europa League y la Copa del Rey, de ahí que su aportación en Liga fuese menor. De los cuatro años completos que lleva en el equipo, su mayor protagonismo apareció en la segunda temporada, la que devolvió al Celta a competición europea.

Pros y contras con el Tucu

Entre el aval de la calidad y el juego aéreo y su adaptación 

Unzué habló en una ocasión de «falta de adaptación al juego» para explicar la ausencia del chileno en las formaciones. Una frase cuando menos llamativa para un jugador muy importante en las dos últimas temporadas, que aporta envergadura para el juego aéreo y que además está dotado técnicamente. No obstante, el navarro también reconoció que «ha estado muy bien cuando ha jugado y siempre nos da cosas interesantes».

Su juego

Calidad y un punto de pausa. El Tucu Hernández es uno de los jugadores mejor dotados técnicamente en el plantel céltico, un futbolista que llegó como media punta y que fue reconvirtiéndose hacia el doble pivote. Su lectura de juego le da además un punto de pausa al ataque.

Envergadura

Clave en el juego aéreo. Hasta la llegada de Maxi Gómez, el chileno era el sostén del juego aéreo en el equipo vigués, tanto a nivel defensivo como ofensivo. Con su presencia en el campo, la medular gana poderío físico.

Elección

Mal parado en los duelos con rivales que juegan el balón. Cuando el Celta tiene enfrente a un rival de similares características, Unzué suele apostar por jugadores de buen pie, como el caso de Jozabed, más ADN Barça. En ese contexto puede explicarse su exclusión para los duelos con Real Sociedad y Betis, pero la contienda con el Alavés, de más músculo, parecía pintiparada para el chileno, y sin embargo no tuvo un solo minuto.

Posición

Radoja y Jozabed como rivales directos. Con Lobotka al margen, Hernández tiene que luchar por un puesto con Radoja, que ha adelantado su posición, y con Jozabed, que se adapta al doble pivote pese a su rol de media punta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Hernández sale otra vez del mapa