El Celta-Real Madrid, un partido para reivindicarse

Unzué confiesa su idea de apostar por muchos de los integrantes del banquillo de Copa del Rey para refresca el once que oponer al Real Madrid en Liga


vigo / la voz

«Comentaba que en estos cuatro partidos que tenemos en diez días, iban a ir un poco de dos en dos, los dos primeros y luego también según el resultado de la ida, el jueves y el domingo. Difícilmente jugadores que actuén en el Nou Camp estarán recuperados para Valencia. Dicho esto, esta eliminatoria estaba condicionada por que el domingo tenemos otro partido. Dije en la previa que habrá jugadores que hoy (por la Copa) jugaron y el domingo suplentes y la mayoría de los suplentes van a ser titulares», comentó Unzué después del partido de Copa ante el Barcelona.

De sus palabras se deduce que puede rotar hasta medio equipo para recibir mañana al Real Madrid. Dando por sentado el cambio en la portería con Rubén Blanco asentado en la Liga, se aventuran movimientos en todas las líneas. En el centro de la defensa, Cabral parece un fijo y compartirá tándem con Sergi o Fontás, pero en la misma zona Roncaglia podría dar oxígeno a uno de los dos laterales, muy exigidos por la falta de recambios y por el desgaste que supone la posición en el equipo.

En el centro del campo la apuesta por la titularidad de Radoja y el Tucu Hernández parece segura. El serbio sumó buenos minutos en su comparecencia ante el Deportivo, pero esta temporada está abocado a vivir a la sombra de Lobotka. Que no haya disputado un solo minuto en Copa le da mucho chance. Igual que al Tucu Hernández, que no consigue asentarse como un fijo en las formaciones de Unzué y también quedó inédito en la noche del jueves. No obstante la participación del chileno de adopción ha sido asidua en la primera parte del campeonato.

 

Falta por ver en este centro del campo si el preparador navarro considera la opción de Brais Méndez y da oxígeno a Wass después del pequeño esguince que sufrió el pasado martes. No obstante el danés fue relevado a falta de 20 minutos y dada su polivalencia, es posible que pudiera repetir en la formación inicial.

Para el frente de ataque la gran novedad puede ser Emre Mor, que quizás cuajó sus mejores minutos como celeste ante el Barcelona, creando dos buenas oportunidades. De entrar podría hacerlo en la banda izquierda por Pione Sisto. Parece más difícil que actúe en la doble punta que ha implantado Unzué con el 1-4-4-2.

Otra de las incógnitas es saber si Hjulsager, el único jugador de campo descartado el jueves, puede tener una opción de ir al banquillo, lo que significaría que alguno de los habituales en la convocatoria tendría descanso hasta la vuelta copera.

Todo, partiendo de la base que los celestes no pueden perder potencial si le quieren plantar cara al vigente campeón del torneo liguero.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El Celta-Real Madrid, un partido para reivindicarse