Drazic decide para el Celta B

Generó la falta en la que surgió el gol y remató la jugada

.

vigo/ La Voz

El fútbol son momentos. Dennis estaba siendo de lo mejor en ataque del Celta B, pero el gol no llegaba. El alemán se fue del campo jurando en arameo cuando Albés decidió cambiarlo por Dejan Drazic. Y el serbio, jugando un ratito, se convirtió en el hombre del partido ante el Sanse. Por revolucionarlo, por marcar el gol del triunfo y por marcharse antes de tiempo con una visible cojera que ya le impidió formar parte del once inicial. Apenas jugó media hora, pero su contribución fue decisiva para que el filial siga contando todos sus partidos en casa por victorias y para que continúe una semana más en los puestos de privilegio de la categoría.

Más errores que fútbol en el primer tiempo de Barreiro. El Sanse centró su interés en cerrar la portería, con los once hombres por detrás del balón en muchas ocasiones y recurriendo al juego directo, lo que impedía al Celta B encontrar vías de penetración. Los vigueses tuvieron el control del partido y casi siempre asumieron la posesión del balón, pero apenas tuvieron profundidad más que en un par de movimientos de Dennis, que fue la gran novedad en el once y que cambió la fisonomía del filial, atacando con dos por dentro y buscando los cambios de orientación. El cambio provocó la primera suplencia de Dejan Drazic, generada por los problemas físicos del jugador balcánico.

Con casi nada de fútbol, la ocasión más clara antes del descanso la tuvo el Sanse en un cabezazo de Nandi que se paseó por toda la línea y un posterior rechace que siguió el mismo camino.

El segundo tiempo tuvo más movimiento. Comenzó con un tiro cruzado de Mesa, siguió con una contra de Kevin mal interpretada por Agus cuando los celestes estaban en superioridad numérica, luego llegó la expulsión del visitante Bikoro por ver la segunda amarilla por un planchazo al capitán celeste, y tuvo el momento álgido en el gol de Drazic. Para entonces ya estaba el serbio en el campo en lugar de un Dennis que se fue rumiando su suerte. En el primer balón que tocó Dejan provocó la falta que el mismo remató al primer palo y se metió para dentro con la ayuda de Carlos Morales, el portero de los madrileños.

Con el marcador a favor los célticos pudieron cerrar el partido a la contra con una llegada de Drazic que pecó de individualista y un tiro de Juan Hernández al que respondió en esta ocasión con corrección el portero. Pero la sentencia no llegó y la incertidumbre se mantuvo en un encuentro que acabó con Drazic recambiado por lesión y con dos expulsados más del Sanse tras una tangana postrera. Los madrileños acabaron con ocho jugadores en un partido en donde el filial hizo frente a las numerosas bajas con un nuevo triunfo.

Votación
3 votos
Comentarios

Drazic decide para el Celta B