Integración a distintas velocidades en el Celta

Emre Mor, fichaje estrella del verano, no está teniendo protagonismo en su arranque en el Celta, una situación radicalmente opuesta a la vivida por Maxi

.

vigo / la voz

El 29 de agosto el Celta anunció el nombre de su fichaje estrella del verano, Emre Mor. Un futbolista tan talentoso como joven que llegaba a Vigo buscando un lugar en el que asentar su fútbol y crecer tras su paso por la Bundesliga. Más de dos meses después, el turcodanés ha disputado 67 minutos repartidos en cinco partidos y todavía parece estar lejos del once titular de Juan Carlos Unzué. La integración del extremo se está cociendo a fuego muy lento y sigue un ritmo radicalmente opuesto al de hombres como Maxi Gómez o en su día Radoja. Todos ellos compartían un perfil de futbolista joven y prometedor, pero cada caso registrado en el Celta en las últimas campañas ha presentado matices muy distintos.

maxi gómez

Mejor, imposible

Ha tenido el arranque soñado de cualquier futbolista. Fue un fichaje del club, aseguró el Celta. Ni siquiera se había abierto el mercado de verano cuando Maxi Gómez ya tenía cerrado su pase al equipo vigués. Llegaba con 21 años a un equipo cargado de delanteros con la intención de adaptarse poco al poco al fútbol europeo y coger experiencia para ser importante más adelante. Sin embargo, la lesión de John Guidetti le abrió de par en par las puertas de la titularidad y su efectividad de cara a la portería contraria lo ha sostenido en el puesto. Lleva siete encuentros y seis goles, y solo el partido de sanción que deberá cumplir ante el Las Palmas le apartará del once titular. Cuando regrese deberá pelear con Guidetti por recuperar el puesto. 

lobotka

Protagonista temprano

Stanislav Lobotka, a sus 22 años, llegaba a un centro del campo del Celta cargado de veteranos e internacionales y en el que parecía complicado que se hiciese un sitio. Sin embargo, su fútbol ha convencido a Unzué a pesar de que es posible que no esté jugando en la posición que más se le adecúa. Se estrenó con minutos ante la Real Sociedad y el Betis y la lesión de Radoja le dejó el camino libre para convertirse en el mediocentro del equipo. Ha disputado ya cuatro partidos completos, ha dejado muestras de calidad y parece que su integración en el modelo futbolístico vigués no será un problema. Cuatrocientos minutos le avalan ya.

pione sisto

Minutos a pesar de todo

Cuando Sisto llegó a Vigo, el 13 de agosto del año pasado, el escenario no pintaba bien. Su perfil no encajaba con lo que Berizzo había demandado y eso era un obstáculo importante a superar. Además, Bongonda, con el fútbol del Celta ya interiorizado, parecía que se adueñaría de la banda izquierda. Sin embargo, tras una titularidad y tres suplencias, el sursudanés comenzó a asentarse en la banda y entre Liga, Copa y Europa League acabó su primera campaña como celeste con 49 partidos y seis goles. Fue especialmente importante en el torneo continental, mientras en la Liga su participación fluctuaba entre titularidades y suplencias.

bongonda

Una entrada de 166 minutos

Corría enero del 2015 cuando Bongonda se incorporaba al Celta. Lo hacía con la etiqueta de futbolista joven que debía acomodarse para ser importante más adelante. Nolito reinaba en el costado zurdo del equipo y destronarle era imposible, así que el belga, que debutó con algo más de media hora en un partido de Copa contra el Athletic, apenas tuvo minutos en su primer ciclo en Vigo, y mucho menos continuidad. Ocho encuentros de Liga y el de la Copa, 166 minutos, fueron su carta de presentación en sus primeros meses de celeste.

hjulsager

Difícil entrar en enero

El caso de Andrew Hjulsager recuerda al de los inicios de Bongonda. El danés también llegó en enero y también fichó para una banda que estaba más que cubierta. Aterrizó en Vigo a principios del 2017 cuando Iago Aspas ya se desempeñaba por el costado. No llegó a estrenarse en Europa ni en la Copa del Rey y los minutos en la competición doméstica, a pesar de que Berizzo acabó jugando con la segunda unidad, se le quedaron en unos escuálidos 259.

radoja

Acaparando minutos

El 11 de agosto del 2014 se oficializaba el fichaje de un serbio de 19 años llamado Nemanja Radoja. Llegaba para el centro del campo y lo suyo fue llegar y besar el santo. En la primera jornada de Liga, con pocos centrocampistas, Berizzo había alineado a Borja Fernández en Getafe. En la siguiente, sin saber español y con pocos entrenos con sus compañeros, Radoja tomó el mando, y para no soltarlo. Fue titular en 30 partidos y acabó su primer curso como celeste con más de 2.000 minutos en las piernas. Y eso que en su puesto ha tenido competencia, como fue el caso de Marcelo Díaz.

dejan drazic

Sin dejar huella

Dejan Drazic encajaba a la perfección en el perfil de jugadores jóvenes y de futuro que tanto gustan en el Celta. Llegó en agosto del 2015 para el extremo derecho, pero pronto quedó patente que solo rascaría algún minuto si Orellana causaba baja. En su primera y única temporada completa con el equipo jugó seis partidos, cinco de ellos saliendo de la banqueta, y su cuenta se quedó en unos redondos 100 minutos en Primera División. Eso sí, en el vestuario dejó un buen recuerdo. Ahora es uno de los jugadores franquicia del filial en Segunda B en un movimiento tan extraño como fructífero.

Votación
4 votos
Comentarios

Integración a distintas velocidades en el Celta