A Madroa, la factoría que nunca para

Desde 1990, 54 jugadores con pasado en la cantera del Celta han debutado con el primer equipo

Análisis de la cantera del Celta
Análisis de la cantera del Celta

vigo / la voz

UEFA.com (el portal del organismo que rige el fútbol europeo) mira hacia la fábrica del Celta en el año de la vuelta a Europa, pero la chimenea de la factoría celeste está en producción desde muchos lustros atrás. Porque desde 1990 hasta nuestros días 54 jugadores que pasaron por el filial o las categorías inferiores del conjunto vigués han disputado al menos un encuentro con el primer equipo. Y lo más importante, 20 tienen más de 25 partidos. Algunos se han convertido en referencias y han hecho del Celta actual uno de los equipos que más tiran de la gente de casa.

Porque tomando como ejemplo a las cinco ligas más importantes del viejo continente el Celta es el sexto con más canteranos alinea esta temporada en su once tipo, el 30,9% (y el cuarto de la Liga por detrás de Barcelona, Athletic y Real Sociedad). Cuatro de manera habitual: el portero, los dos laterales y el delantero centro. Todos ellos jugadores fundamentales para Berizzo, que ha dado continuidad a una idea que venía de atrás y que tomó cuerpo desde el segundo año de Carlos Mouriño al frente del club. «Llevo 18 o 20 temporadas viniendo aquí, desde los ocho años. Este siempre ha sido un club humilde, trabajador, de cantera, con las ideas muy claras», comentó Iago Aspas a UEFA.com.

Tomando como referencia las tres últimas décadas, la historia que ahora recoge el reconocimiento del fútbol continental tiene a jugadores como Míchel Salgado como puntas de lanza. El lateral tras debutar en 1994 se convirtió en uno de los primeros iconos de la cantera. Fue el de As Neves el primer faro de los tiempos modernos, en donde jugadores como Jonathan Aspas también tuvieron su momento. Borja Oubiña tomó el relevo en el 2003 con un debut para quedarse once temporadas (con el receso de Birmingham). El centrocampista ofició después de cicerone de toda una generación que cambió la historia del club con hasta ocho jugadores con pasado en las categorías inferiores debutando en el curso 07/08, los mismos que en el 2009 de la mano de Eusebio Sacristán. Uno de ellos fue Hugo Mallo, hoy capitán celeste, con más de dos centenares de partidos encima, y que con tan solo 25 años vive su octava temporada en el primer equipo, a ritmo de un récord que solo le puede discutir Jonny Castro. «La cantera fue parte trascendental en la recuperación del club -dijo Berizzo-. Su principal capital es construir jugadores. Y tiene una fábrica que funciona».

Con debuts continuados a lo largo de la última década, el regreso a Europa ha significado el éxito y el refrendo de una apuesta que parece no detenerse en el tiempo. Detrás de los Aspas, Mallo, Jonny, Sergio o Rubén, alumbran diez equipos líderes en sus respectivas categorías, el Celta B parece que ha encontrado el camino del éxito para ser un filial competente y el proceso de expansión continúa. Para que los debuts de canteranos sigan siendo lo más normal en Balaídos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

A Madroa, la factoría que nunca para