Era la primera final que disputaba el Celta y la batalla acabó en tablas. Los vigueses no supieron gestionar la ventaja que le proporcionó Iago Aspas a los siete minutos de partido y acabaron recibiendo el empate a diez minutos del final y se obligan a esperar al partido de Atenas frente al Panathinaikos para conocer su futuro en la Liga Europa

El partido prometía intenso. El Standard comenzó moviendo el balón con mucha verticalidad en busca de la portería. Pero el Celta estaba en su casa y con un arsenal de gala para plantarle cara a la primera final europea que vivía Balaídos esta temporada. Todo prometía alegría. Guidetti fue el primero en poner las cartas boca arriba. El sueco recibió un balón en el área, controló, se dió la vuelta y chutó al borde del área pequeña para disparar al palo derecho de Hubert. En la siguiente jugada, el Celta no perdonaría. El mago de Moaña pidió paso para encabezar el dominio. Aprovechó un saque de banda para escaparse entre tres defensores y disparar un balón a la escuadra que sirvió para abrir el marcador. La historia transcurría bien.  

El Standard con la defensa muy adelantaba descuidó el centro del campo, algo que daba ventaja a Chelo Díaz y al Tucu para controlar el juego. Aún así, los belgas no renunciaron a su plan original combinando juego directo y presión alta.

Pero tras el gol del Celta todo cambió. Los vigueses cedieron metros y bajaron la intensidad, con la consiguiente pérdida del dominio, justo cuando más daño le estaba haciendo al Standard. Los belgas aprovecharon ese momento para apretar de la mano de Belfodil. Berizzo pedía intensidad desde el banquillo tras la bajada de marchas celeste.

El partido, muy trabado, se convirtió en una falta cada tres pases. Aspas y Guidetti entraban poco en el juego y eso afectaba al juego celeste. Tucu Hernández lo intentó con un disparo muy desviado tras un centro de Iago Aspas pero el Standard no cesaba en el intento. Tras un saque de falta, Orlando Sá le ganó la carrera a Cabral y remató de cabeza al palo izquierdo de Rubén. El Celta no tenía el control del balón y sufría en los últimos minutos de la primera parte. 

Los celestes estaban desconectados mientras el Standard le ganaba todos los duelos individuales. Tras el descanso, los vigueses salieron sin prisa, con posesión de balón y tratando de instalarse en los tres cuartos de campo, pero la dinámica de la primera parte seguía presente. Balaídos apretó su garganta para levantar el ánimo de un Celta que no acababa de encontrarse ni hacerse con el balón. Berizzo apostó por reforzar la sala de máquinas apostando por Radoja en lugar de Marcelo Díaz. Poco a poco el Celta fue ofreciendo ataques más sostenidos con el Tucu entrando a repartir en cada jugada. 

Berizzo, conocedor de lo importante de la victoria, alzaba los brazos en busca del jaleo celeste. Balaídos tenía que ser un fortín y el técnico argentino lo sabía. Pero el asedio belga volvió a resurgir. En el minuto 77, Rubén Blanco salvó el empate con una fantástica parada tras un cabezazo de Orlando Sá. El Celta se encerró atrás y el Lieja lo aprovechó. Tras varios intentos peligrosísimos, Collins Fai metió un centro desde la derecha para Laifis en el primer palo, que disparó muy ajustado imposible para Rubén Blanco. El golpe estaba dado. 

Berizzo quiso ir a por el partido en un encuentro gris para el Celta con la última bala. Rossi entró en lugar de Wass. El Celta entonces buscó una victoria pírrica que diese la clasificación, lo intentó Guidetti y Sisto con sendos disparos a las manos de Hubert, pero no fue el día. Iago Aspas vio la segunda amarilla del partido tras varias protestas al árbitro y eso le dejará sin el último partido de la fase de grupos ante el Panathinaikos. El Celta arriesgó mucho con la mínima ventaja y deja su futuro por decidir en Atenas en el que está obligado a vencer por más goles que el equipo belga para poder pasar a dieciseisavos de final. 

Ficha técnica:

Celta: Rubén; Hugo Mallo, Cabral, Roncaglia, Jonny (Sergi Gómez, min. 82); Tucu Hernández, Marcelo Díaz (Radoja, min. 62), Wass (Rossi, min. 82); Pione Sisto, Aspas y Guidetti.

Standard de Lieja: Hubert; Fai, Scholz, Laifis, Fiore; Raman (Badibanga, min. 88), Cissé, Trebel, Edmilson (Embenza, min. 61); Belfodil y Sá.

Árbitro: Benoit Bastien (Francia): Expulsó a Iago Aspas (min. 90) y mostró amarilla a Sá, Laifis y Belfodil.

Goles: 1-0: min. 7, Aspas; 1-1: min. 81, Laifis.

Incidencias: Partido de la quinta jornada del grupo G de la Europa League, disputado en Balaídos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El Celta se complica la existencia ante el Lieja