Balaídos se despidió hasta la próxima temporada con la alegría y la satisfacción del trabajo bien hecho. El Celta ofreció una victoria ante el Málaga que le permite además recuperar la quinta plaza. Un hasta luego con sabor a Europa y con todas las expectativas más que cumplidas.

El ambiente en Balaídos ya pronosticaba una tarde especial en tono celeste. Los once de Berizzo comenzaron el partido dominando, el Málaga cedió la posesión y le otorgó el juego ofensivo a los vigueses, que le tomaron la palabra. El conjunto andaluz dispuso un entremado defensivo que dificultaba al Celta la creación de ocasiones, pero los vigueses, con paciencia, supieron aprovechar los errores de los andaluces para adelantarse gracias a las botas de Nolito, tras una fabulosa triangulación con Aspas y Orellana. Los tres fantásticos quisieron dejar su huella en el fin de fiesta en Balaídos.

Iago Aspas, en un par de ocasiones previas al gol, pudo adelantar ya a los vigueses. Primero tras una triangulación perfecta con Tucu Hernández y Wass que el Moaña no pudo certificar. Minutos después Nolito ponía un balón largo para Wass, al borde del área pequeña. El danés le cedió el balón a Aspas pero Ochoa, muy ágil, pescaba el balón antes de tiempo. El Celta empujó y fue superior en todos los ámbitos. Tenía ante sí, todos los ingredientes para la disputa de un partido dedicado a la afición.

Orellana estuvo a punto de anotar el segundo tras un disparo de falta que acabó lamiendo el palo derecho de la meta malagueña nada más comenzar la segunda parte. El monólogo celeste continuaba. El primer susto del Málaga llegó de las botas de Camacho, con un disparo desde el pico del área pequeña que despejó Rubén Blanco con el pie. Pero el Celta buscaba el colofón final. Iago Aspas se propuso ser el protagonista y a punto estuvo de serlo con una fabulosa vaselina que, de nuevo Ochoa, despejó con la punta de los dedos.

El Málaga adelantó las líneas y comenzó a acechar la portería celeste. Camacho, de nuevo, con un disparo desde la media luna, puso en problemas al meta de Mos. Los papeles se traspasaron y era el Málaga el que se hacía con el balón y la creación. Pero no le duró mucho. La Rianxeira comenzó a sonar en Balaídos y los celestes retomaron el control. El juego ofensivo volvía a su tono y las llegadas al área andaluza se convirtieron en la tónica habitual hasta el pitido final.  El Celta se despide Balaídos con el Calderón como última visita y con la quinta plaza como defensa. 

Ficha técnica:

1 Celta: Rubén Blanco, Jonny, Hugo Mallo, Sergi Gómez, Planas; Wass (Radoja, min.71), Hernández, Marcelo Díaz; Orellana (Drazic, min.80) Nolito e Iago Aspas (Guidetti, min.81). .

0 Málaga: Ochoa, Miguel Torres, Filipenko, Weligton, Ricca; Atsu, Diego Camacho, Recio (Duda, min.84), Chory (Juanpi, min.65); Duje Cop (Uche, min.79) y Charles.

Goles: 1-0 Nolito, min.30;

Árbitro: Del Cerro Grande (colegio extremeño). Mostró tarjeta amarilla a por parte del Celta, y a Ricca, Recio por parte del Málaga. Además, expulsó al entrenador visitante, Javi Gracia, por protestar.

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésima séptima jornada de la liga BBVA disputado en el estadio municipal de Balaídos ante 21.021 espectadores, según anunció el club gallego.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
19 votos
Comentarios

El Celta se despide con victoria de Balaídos y recupera el quinto puesto