Un mes por delante para dejar sentenciada la permanencia

Los vigueses se han plantado en la vigésimo cuarta jornada de Liga con 31 puntos, nueve más que el Almería


vigo / la voz

El fútbol es impredecible. Lo sabe bien el Celta, que tras un inicio apoteósico, sufrió una sequía de victorias de diez jornadas. Sin embargo, si los hombres de Eduardo Berizzo salen mínimamente indemnes del próximo mes de competición, podrían dejar ya sellada la permanencia, y por lo tanto revisar sus objetivos.

Los vigueses se han plantado en la vigésimo cuarta jornada de Liga con 31 puntos, nueve más que el Almería, que inaugura la zona de descenso. Con tres victorias más es posible que la salvación ya sea una realidad, cuando restan 14 partidos por disputar.

Durante el mes de marzo los célticos se verán las caras con el Elche, el Villarreal, el Athletic Club y el Levante, con los que en la primera vuelta de la Liga sumaron siete de los 12 puntos posibles. A los ilicitanos se impusieron 0-1 con gol de Nolito, mientras que frente al Villarreal los hombres de Berizzo encajaron su mayor derrota de la temporada en casa 1-3. En cuanto al Athletic Club, los célticos ya saben lo que es vivir todo tipo de resultados esta campaña. En Liga, en Balaídos, empataron 1-1, aunque en Copa, tras perder 2-4 en casa, vencieron 0-2 en San Mamés. Ante el Levante, el último rival del mes de marzo, los hombres de Eduardo Berizzo vencieron 3-0 en la primera vuelta.

«Ojalá sentenciemos la permanencia en el próximo mes, pero tenemos que ir con los pies en el suelo. Ahora estamos muy bien, pero hay que mirar para atrás y ver que hemos estado diez partidos sin ganar, que es muy complicada esta Liga y cuando piensas que está todo bien, es cuando vienen los problemas», analizaba ayer Charles. El delantero considera que «lo bueno de todo es que hemos fallado en el tramo que se podía fallar, y ahora tenemos catorce partidos muy complicados que tenemos que estar a tope».

Charles recupera la sonrisa en Riazor

Charles Dias sonríe de nuevo. Tras unos meses difíciles en los que se había visto relegado a la suplencia y falto de goles, el delantero brasileño se reconcilió con los dos sobre el césped de Riazor. Marcó el primer tanto del Celta en un partido en el que fue titular. «Tanto a mí como a todos nos hacía falta un partido así», analizaba ayer, con la resaca superada y el encuentro frente al Elche en mente.

Acostumbrado a moverse en el once titular, Charles ha experimentado este curso lo que es salir desde el banquillo. «En todos los equipos que he jugado he tenido la suerte de estar siempre en el once y este año es el que menos estoy jugando, pero esto es fútbol», relativiza. Encarar una situación que le resultaba nueva requirió, sobre todo, fortaleza mental. «Hay que ser fuertes de cabeza, intentar estar tranquilos y trabajar a tope. Uno hay veces que cae un poquito en cuanto al ánimo, pero lo importante es levantarse, y con la experiencia que tengo, cuando caigo me levanto rapidísimo».

El hecho de marcar su segundo gol en Liga y hacerlo ante un rival como el Deportivo ha revitalizado al brasileño, si bien considera que tampoco marca un antes y un después. «Ni antes era tan malo ni ahora soy tan bueno».

Sin meta en cuanto a goles

Charles concluyó la temporada pasada, la de su debut en Primera, con una docena de goles en su casillero. Con más de media Liga consumida solo ha podido celebrar dos, pero el jugador no se plantea si podrá alcanzar su producción del año pasado. «En mi mente está hacer más goles, si no, no estaría jugando. Quiero hacer más goles, ayudar a mis compañeros y ojalá que llegue cerca de esa cifra».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Un mes por delante para dejar sentenciada la permanencia