El Celta, entre las plantillas que menos movimientos registraron

lorena g. c. VIGO / LA VOZ, AGENCIAS

GRADA DE RÍO

El Celta ha comenzado la temporada con cinco caras nuevas entre las que están Planas y Sergi Gómez.
El Celta ha comenzado la temporada con cinco caras nuevas entre las que están Planas y Sergi Gómez. xoán carlos gil

El club consiguió mantener el bloque y reforzar los puestos clave

03 sep 2014 . Actualizado a las 07:00 h.

El lunes, a las doce de la noche, el mercado de fichajes echó el cierre, y con la campanada final se confirmó al Celta entre los equipos de la Liga que menos movimientos han experimentado respecto al curso pasado. El club que preside Carlos Mouriño se había propuesto mantener el bloque de la temporada pasada y apuntalar los puestos que ya antes del verano veía más necesitados, y lo logró.

En total, el Celta ha registrado cinco incorporaciones. Sergi Gómez, Carles Planas, Nemanja Radoja, Pablo Hernández y Joaquín Larrivey son las caras nuevas que se han incorporado a A Madroa, junto al nuevo cuerpo técnico que lidera Eduardo Berizzo. Respecto a la plantilla con la que Luis Enrique acabó la pasada temporada, han causado baja Yoel Rodríguez (Valencia), Mario Bermejo (retirado) y los cedidos que regresaron a sus clubes Rafinha (Barcelona), Aurtenetxe (Athletic), Íñigo López (Córdoba) y Welliton (Turquía). Tampoco vestirá este curso la camiseta celeste un Samuel Llorca que está cedido en Valladolid, ni Jota Peleteiro, que aunque hizo la pretemporada con Berizzo, optó por poner rumbo a la Segunda inglesa. Durante los últimos meses también se han desvinculado del Celta Andrés Túñez, Cristian Bustos y Jonathan Vila, que iniciaron el curso 13/14 perteneciendo a la disciplina del Celta.

A nivel práctico, las cinco altas equilibran el número de bajas reales que ha registrado la primera plantilla, por lo que el bloque del curso pasado se mantiene.

Esa tendencia continuista del Celta también es compartida por clubes como el Athletic de Bilbao, que ha registrado nueve bajas y cinco altas -tres proceden del filial-, o la Real Sociedad, con seis incorporaciones y ocho despedidas. Cuantitativamente el Real Madrid solo ha registrado una docena de movimientos, si bien cualitativamente los cambios son muy sustanciales.

Cambios radicales

Berizzo reconocía hace unos días que el hecho de que el Celta hubiese cerrado su plantilla dos semanas antes de que comenzase la Liga les había beneficiado, ya que los jugadores habían tenido margen para acoplarse a su nuevo equipo. Además, mantener el bloque del curso anterior, sumado a un ideario similar, también redunda en beneficio del Celta.

La realidad viguesa, sin embargo, tiene su contrapartida en clubes como el Rayo Vallecano, el Granada, el Éibar o el Valencia, que cuentan casi por decenas sus cambios. El equipo de Paco Jémez se ha acostumbrado en los últimos cursos a reconstruirse una y otra vez, y este año no ha sido diferente. Ha sumado 18 altas y 21 bajas, cifras similares a las de un Granada que ha concedido 17 bajas y que dispone de 15 caras nuevas. El Éibar ha compensado con otras tantas altas sus 14 bajas, mientras el Valencia se ha recompuesto con 17 bajas y 13 altas, la última, Negredo. El Sevilla también se ha cargado de novedades, con 29 movimientos.