Una rivalidad intensa, pero de nuevo cuño


Celta y Betis se profesan una rivalidad de nuevo cuño. Intensa, pero que nació a finales de los noventa y que ha vuelto a reeditarse con el nuevo siglo.

Las diferencias entre vigueses y verdiblancos nacieron en la eliminatoria de la Copa del Rey de 1997, en la ida de las semifinales disputada en el Benito Villamarín, cuando los béticos anotaron el único gol del partido por medio de Bjelica tras no devolver el balón que había sido enviado fuera del campo por los jugadores del Celta para atender a Merino.

Fue el detonante de una nueva rivalidad, que prosiguió en el partido de vuelta, que finalizó con empate a un gol (los célticos nunca han eliminado a los béticos en la Copa) y que se fue repitiendo en las sucesivas visitas verdiblancas. Esta intensidad provocó que los celestes ganasen de un modo consecutivo en las cinco visitas posteriores a la Copa de los béticos a Vigo.

El año 2007 devolvió ese escenario de máxima rivalidad al primer plano con los dos equipos luchando por la permanencia. Máxime teniendo en cuenta el desenlace de la última jornada. El Betis se llevó el partido ante un Santander sin aliciente deportivo alguno en los últimos, justo después de que el Celta hubiese remontando ante el Getafe.

En el 2011 los dos equipos coincidieron en Segunda y el Celta acabó con nueve jugadores en el Villamarín por la expulsión de Iago Aspas y Roberto Lago. Aún así sacó un punto que al final no le sirvió de mucho. Ascendieron los andaluces y los gallegos tuvieron que esperar un año para volver a Primera.

Nunca bajaron juntos

En la paralela historia de ambos equipos, jamás han compartido éxitos y penas, como rivales han ido por separado. De las 23 veces que han coincidido en la máxima categoría el Betis descendió en cinco y el Celta en siete. Por contra, en siete cursos compartidos en Segunda, tres veces ascendió el Celta y dos el rival de mañana.

El primer Celta-Betis de la historia se jugó el 11 de febrero de 1940 con un 4-2 favorable al equipo vigués. Chicha II en dos ocasiones, Agustín y Nolete marcaron los cuatro tantos del equipo de Comesaña y los dos del Betis los firmó Paquirri.

Entre ese encuentro y el año 1972 solo se dieron dos duelos en Primera División, ya que el Betis se pasó más de una década en Tercera. Fue en 1983 cuando los sevillanos ganaron su primer partido en Balaídos. El último, la temporada pasada cuando un tanto postrero de Jorge Molina echó al traste el trabajo de Paco Herrera. En la vuelta, con el agua al cuello, a los vigueses le birlaron un gol legal de Túñez que hubiera supuesto el empate. Esta temporada, el Celta ganó por 1-2 el primer asalto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Una rivalidad intensa, pero de nuevo cuño