El paso vigués por la Copa deja a David y a Bellvís en una situación comprometida


La Copa ha servido para ratificar que en la plantilla del Celta quedan jugadores que no existen para Luis Enrique. Es el caso del delantero David Rodríguez y del lateral Carlos Bellvís, que ya no es que no dispusieran de minutos frente al Athletic de Bilbao el pasado jueves, sino que ni siquiera entraron en la convocatoria para viajar.

Diferente es el caso de otros dos jugadores que, igual que ellos, tampoco venían contando en Liga para el técnico asturiano: Jonathan Vila y Madinda. Ambos fueron -el de O Porriño, por primera vez en un once de Luis Enrique Martínez- titulares, y eso les da un estatus un tanto diferente al del resto de los habituales descartes. Sobre todo al gabonés, que supo aprovechar su oportunidad y se convirtió en uno de los hombres más destacados del partido, un escalón por encima del pobre nivel general del equipo, en el que no sobresalió, sin embargo, Vila.

Una semana con 7-0 en contra

El Celta ha encajado siete goles en una semana en sus dos últimos partidos, ambos disputados a domicilio. Yoel fue batido en tres ocasiones en el compromiso liguero de Valladolid el lunes, mientras que a Rubén, hasta entonces imbatido en choque oficial con el primer equipo, le cayeron cuatro el jueves. Al equipo le queda cerrar mañana la semana recibiendo a Osasuna.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

El paso vigués por la Copa deja a David y a Bellvís en una situación comprometida