David Costas, un central de presente y futuro

Ha pasado en tres meses de juveniles a debutar en Primera


Vigo / La Voz

Los halagos se amontonan a los pies de David Costas. A sus 18 años, ya conoce el sabor de la Primera División después de que el domingo, ante el Betis, Luis Enrique le diese la alternativa en el que fue «uno de los días más felices de mi vida a nivel deportivo». El central del Celta disputó un cuarto de hora de partido ejerciendo de tercer central y confirmando lo que muchos ya vaticinaban. Que tarde o temprano, debutaría en la máxima categoría.

«Apuntaba maneiras dende pequeno. Xa hai cinco ou seis anos era un central moderno, dos que sacan ben o balón e teñen velocidade», cuenta Míchel Martínez, uno de los coordinadores de la cantera del Celta, y que le entrenó en infantiles y cadetes. Costas es uno de los integrantes de esa generación de oro que abandera el trabajo hecho en A Madroa, donde se ha pasado los últimos ocho años celebrando títulos y mejorando su fútbol día a día.

Cuando Luis Enrique le dijo en el Villamarín que saldría al campo, por la cabeza de David pasaron su familia y sus amigos, «que estuvieron apoyándome siempre» y que han sido testigos de primera mano de su crecimiento, no fruto de la casualidad, sino del esfuerzo. «Las cosas con trabajo van llegando, poco a poco el trabajo va dando sus frutos», asegura el jugador, «muy agradecido y contento por haber debutado».

Enfrentarse a la exigencia de Primera no resulta sencillo. «Hay mucha diferencia en cuento al ritmo», reconoce el futbolista, que ha visto cómo en poco más de tres meses quemaba etapas a un ritmo frenético. Tras proclamarse subcampeón de España con los juveniles encadenó la fase de ascenso con el Celta B. A Pichi Lucas, entonces técnico del filial, no le tiembla la voz a la hora de definirlo. «Tiene un potencial enorme. Es el futuro central del Celta. Tiene madurez, calidad, personalidad y lo más importante es que está convencido de que es un buen futbolista. Tiene todos los ingredientes para jugar en la élite».

A los halagos de Lucas se suma Luis Santiago, seleccionador gallego sub- 18. «Desarrollou un físico propio de central, é moi contundente, ten moi bo xogo de cabeza e ademais é tranquilo», sintetiza.

Las virtudes del debutante

Buena salida de balón, rapidez, criterio, va bien de cabeza y sobre todo ve el fútbol con mucha facilidad. Así es un David Costas, que aunque por cuestión de número no ha tenido su oportunidad en la selección gallega sub-19, ya sabe lo que es concentrarse con la española. Los ojeadores no le perdieron de vista durante la pasada Copa de Campeones, pero el Celta se adelantó ya a principios de año al atar su continuidad en el club por las próximas cinco campañas.

Por delante de veteranos

El debut de David Costas en Primera lo ha colocado bajo los focos, aunque él pisa con firmeza sobre la tierra. «El siguiente reto es intentar conseguir otra convocatoria con el primer equipo, y si salgo, hacerlo lo mejor posible». Ese es el objetivo de un chaval de 18 años que, de entrada, ha sentado al internacional Túñez -que no cuenta para Luis Enrique- y a uno de los capitanes, Jonathan Vila. Él prefiere no entrar en esa batalla, «eso es cosa del entrenador, yo no entro en ese tema», y sigue a lo suyo. A disfrutar de los entrenamientos y a intentar ganarse el puesto. «Trabajando con el primer equipo, intentaré estar al nivel de los demás», promete.

Las felicitaciones de su entrenador y sus compañeros tras el partido ante el Betis le han animado, pero no pierde la perspectiva. «Las cosas están saliendo muy bien y espero que sigan así». Por lo de pronto, la camiseta del Villamarín ya tiene destino: su habitación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos

David Costas, un central de presente y futuro