El Celta se juega la vida ante un rival declarado

l. g. c. / m. v. f. VIGO / LA VOZ

GRADA DE RÍO

Los últimos choques contra el Valladolid no estuvieron exentos de polémica

22 may 2013 . Actualizado a las 22:21 h.

El reencuentro entre el Celta y el Valladolid en el Nuevo Zorrilla que se disputará el próximo fin de semana será el reencuentro de dos viejos conocidos. La historia reciente de los dos clubes está llena de cruces y también de alguna que otra anécdota que, dejaron unas veces sabor dulce y otras amargo en el bando celeste.

Triunfo céltico en el descuento

Fue ante el equipo de Miroslav Djukic cuando la temporada pasada el Celta consiguió dar un paso de gigante en el camino al ascenso gracias a un lance de fortuna del que disfrutó en el descuento. Tras pasarse buena parte del encuentro contra las cuerdas, un gol de Joan Tomás cumplido el tiempo reglamentario -en el minuto 91- deshacía el empate a unos que registraba el marcador desde el minuto 31 de la primera mitad, y el Celta conseguía tres puntos de oro. Los lograba ante unos 1.500 aficionados celtistas que se habían desplazado para animar al equipo.

Los piques en el banquillo

Los meses de abril y mayo del año pasado, con Celta y Valladolid pugnando por la segunda plaza que suponía el ascenso directo, depararon algún encontronazo entre los respectivos banquillos. El técnico pucelano se convirtió en el centro de la tormenta al dejar caer que los célticos podían estar primando a sus rivales, unas declaraciones que no obtuvieron respuesta oficial por parte del club. A esas fechas corresponde también el duelo dialéctico que el entrenador mantuvo con Paco Herrera, aunque la sangre no llegó al río y el preparador extremeño apuntaba, ya esta temporada, que se había tratado de una mera anécdota. Cada uno defendía lo suyo, recordaba.