Mallorca-Celta: La vida pasa por Son Moix

Lorena García Calvo
lorena garcía calvo VIGO / LA VOZ

GRADA DE RÍO

Mario Bermejo apunta a sustituto de Park en la punta del ataque del cuadro celeste.
Mario Bermejo apunta a sustituto de Park en la punta del ataque del cuadro celeste. ÓSCAR VÁZQUEZ

La palabra «final» es la más repetida en el entorno del Celta de un tiempo a esta parte, y a medida que transcurren las jornadas, el término, ya de por sí intenso, adquiere tintes dramáticos

15 abr 2013 . Actualizado a las 18:04 h.

La palabra «final» es la más repetida en el entorno del Celta de un tiempo a esta parte, y a medida que transcurren las jornadas, el término, ya de por sí intenso, adquiere tintes dramáticos. Y no es de extrañar, puesto que el partido que esta noche enfrenta a Mallorca y Celta en Son Moix puede ser definitivo. Aunque matemáticamente no sentenciará a ninguno de los dos aspirantes a la permanencia, lo cierto es que el que pierda se enfrentará a un final de Liga casi agónico, y a estas alturas lo que menos interesa al Celta es tener que recurrir a la épica.

En el conjunto celeste se avecinan cambios, unos obligados, como en la defensa por la baja de Demidov, y otros elegidos. Así lo dejaban caer estos días desde la plantilla, y así lo ratificó ayer Abel. La imagen ofrecida en el partido ante el Rayo Vallecano, con un Celta desnortado, parece haber disparado todas las alarmas. La aspiración es recuperar en Mallorca la solvencia defensiva -quizás retrasando la zaga, cambiando protagonistas, o reforzándola más con el medio campo- pero sin descuidar el tan necesario gol. Es la fórmula perfecta, fácil de teorizar y difícil de aplicar.

La cuenta de goles encajados por los vigueses se ha disparado desde la llegada de Abel, y la sanción a Aspas ha dejado el ataque celeste sin su principal artillero. Park parece haber perdido definitivamente el tren del gol, y en un Celta romo, la segunda línea ha tenido que cobrar un protagonismo obligatorio.

La hora de los cambios

Taponar la sangría defensiva sin que se resienta la creación de oportunidades es el objetivo para Mallorca, y Abel lo intentará cambiando nombres o incluso cambiando estilo de juego. En la zaga la baja de Demidov parece que abrirá de par en par las puertas del once a Jonathan Vila. Sus minutos ante el Rayo le han hecho subir enteros en la cotización de la defensa, y puede ser uno de los elegidos. Durante la semana Abel probó con el de O Porriño formando pareja con Cabral, por lo que Túñez, que lleva dos semanas sin competición, se quedaría en el banquillo. El que también apunta a titular es Natxo Insa, que se ha reivindicado como puntal en el medio campo.