«Garzón antes que con Cristina estuvo con una brasileña y con una colombiana»

Nuestro corresponsal en argentina habló con Pablo García, el editor de la la revista mexicana «Quién», en la que se publicó un reportaje que asegura que Baltasar Garzón y Cristina Fernández tienen un idilio. Según García, el magacín maneja tres fuentes distintas para confirmarlo


Corresponsal en Buenos Aires

«Son calumnias, solo calumnias», asegura a La Voz un funcionario de la Casa de Gobierno en Buenos Aires. «Únicamente quieren ensuciar el nombre de la presidenta y ya no saben qué decir», agrega. Esta encendida defensa es la respuesta a la pregunta de cómo había caído en el Gobierno la noticia publicada por la revista mexicana Quién sobre un posible romance entre Cristina Fernández de Kirchner y el exjuez Baltasar Garzón.

En los últimos días, el reportaje firmado por Verónica Calderón, una periodista mexicana radicada en Madrid, corresponsal del popular magacín, fue reproducido y aumentado por los periódicos Clarín, La Nación y Perfil, todos enfrentados con el kirchnerismo, con quien libran una dura batalla. En los otros medios de comunicación ni siquiera se mencionó el asunto y desde el Gobierno el silencio fue absoluto.

Sin embargo no hay que ir demasiado lejos en el tiempo para saber la excelente relación que mantiene la jefa de estado argentina con el exmagistrado del Tribunal Supremo: Garzón fue invitado de honor en la toma de posesión de Cristina en diciembre del 2011. El exjuez se radicó en Buenos Aires en febrero del 2012 junto a su mujer Rosario Molina, a quien todos conocen como Yayo, después de su expulsión de la carrera judicial. Personalmente, hace un año la propia Cristina Fernández le rindió honores en la Cámara de Senadores y lo nombró Asesor de la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento. El pasado noviembre le entregaba en mano el documento nacional de identidad argentino y la semana pasada su nombre aparecía en la lista de los posibles integrantes de la llamada Comisión de la Verdad, un pacto entre Irán y Argentina para actuar judicialmente en el caso del atentado de 1994 a la mutua judía AMIA en Buenos Aires, en el que murieron 95 personas.

Baltasar Garzón corresponde a los favores dando conferencias en las que replica ideológicamente y con énfasis el pensamiento de la viuda de Néstor Kirchner. La noticia del supuesto affaire nació en Madrid y Verónica Calderón ha explicado que sus primeras fuentes fueron amigos del exjuez de los tribunales madrileños. Incluso uno de ellos aseguró que Garzón «siempre ha sido muy faldero» y que «el amorío con Cristina Fernández no es el único que ha mantenido durante su estancia en ese país. Ha salido con una brasileña y con una colombiana. Pero no fueron tan intensos como este». «El encuentro de dos personalidades tan fuertes devino en pasión instantánea», afirma la periodista Verónica Calderón. El hecho cayó como un balde de agua fría en la Casa Rosada, donde, según la periodista, algunos funcionarios ya se han puesto en contacto con la redacción de Quién en México D.F. para solicitar explicaciones por el explosivo reportaje. Pablo García es el editor ejecutivo de la revista Quién -de hecho, el que editó el texto que firmó Calderón- y explica a La Voz que la periodista le dio por primera vez esta información sobre la relación entre Garzón y Cristina en noviembre del año pasado.

«Verónica -cuenta García- tiene un acercamiento profesional muy estrecho con un par de fuentes que son muy cercanas a Garzón y al mismo tiempo al ambiente de los pasillos del Supremo en Madrid. Una primera fuente le indicó detalles del exjuez en Argentina, sobre el estilo de vida que lleva, por qué está allí, y luego ella lo confirmó con una segunda fuente, todavía más cercana a Garzón desde hace décadas, que le indicó que esto es más que un rumor y que no podría asegurar que la relación sentimental está absolutamente vigente o que en este momento ellos dos son pareja. No lo aseguramos, simplemente indicamos el grado de cercanía con una certeza más allá de los rumores, es básicamente lo que se conoce como un secreto a voces en el ambiente de los círculos de los tribunales y entre la gente cercana, tanto por amistad como por actividad profesional, a Garzón. Esto sucedió entre noviembre y diciembre». Pero Verónica y la revista necesitaban la confirmación de una tercera fuente que no proviniera de ese ambiente, que asegurara que esto no era un rumor interesado, o con un sentido diferente al que la revista Quién le da. Calderón buscaba que esa información no naciera de los mismos círculos de las otras dos, sino de Argentina. Y finalmente la consiguió después de tres meses. Eso le dio seguridad a ella, aparte de la absoluta solidez de las dos fuentes primeras. Esta tercera fuente tenía que ver con el ambiente periodístico, pero ¿los editores de Quién querían evitar que se tratara de periodistas vinculados con el Grupo Clarín? El propio García lo explica: «Exactamente fue así. Eso no está en el reportaje, no era necesario. Pero es importantísimo marcarlo: estamos al tanto de la tensa relación que existe entre la presidencia argentina y el Grupo Clarín».

En Buenos Aires la muerte de Chávez puso toda la información en un segundo plano y sobre esta supuesta relación no se hicieron más comentarios, sin embargo se especula con que pronto habrá más detalles sobre la misma.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
35 votos

«Garzón antes que con Cristina estuvo con una brasileña y con una colombiana»