El pueblo leonés que pide ser gallego: «Non lle debemos ningún favor a Castela e León»

Suso Varela Pérez
suso varela FUENTE DE OLIVA / LA VOZ

GALICIA

Óscar Cela

Los vecinos de Fuente de Oliva ven su estilo de vida más vinculado a Lugo

16 nov 2020 . Actualizado a las 00:25 h.

A un kilómetro de Fuente de Oliva, en el municipio berciano de Balboa, se puede ver un cartel en un árbol que dice: «Sigue que vas bien». Y se agradece la referencia, porque esta aldea de León, de apenas seis casas, además de no tener una pista asfaltada, carece hasta de señales. «Puxemos o cartel hai anos, porque aquí había xente que viña a facer sendeirismo ou a coñecer a zona, e perdíase entre tanta lama», cuentan los vecinos. Para llegar a esta aldea, a casi 1.200 metros de altitud, y con unas hermosas vistas del valle por el que transcurrió la vía romana XIX de Astorga a Lugo, los caminos son como los de hace medio siglo en muchas parroquias de Galicia. «Pedín limosnas durante vinte anos e só recibín promesas, sentímonos abandonados», explica Pepe Núñez, vecino de 66 años y antiguo pedáneo (la figura similar al alcalde en los pueblos). «Cando falas con Valladolid ou con León e lles explicas como está a pista ou lles presentas un proxecto, non nos entenden, por iso queremos ser galegos», apunta el actual pedáneo, Fernando Cerezales.

Hartos del abandono de las Administraciones de Castilla y León, en un reciente fin de semana en el que coincidieron las 15 personas de la junta vecinal, acordaron solicitar formalmente su salida de León y pedir el ingreso en Galicia. «Cando era mozo, aquí non había fronteiras, compartiamos recursos e gando coas aldeas de Cervantes, a nosa feira era a de Pedrafita, isto non ten nada que ver con Castela e León, vivimos e falamos coma os galegos», reflexiona Pepe Núñez.

A medida que fueron pasando los años, señalan, han ido viendo las diferencias entre vivir en una franja o en la otra. La provincia de Lugo está a menos de un kilómetro: «É que se nota moito o cambio; no coidado do entorno, nos desbroces, nas praderías, nos asfaltados das pistas, por non falar dos servizos sanitarios. Por exemplo, en Balboa grazas se temos un día á semana médico, mentres que en Pedrafita hai centro de saúde», explica Cerezales.