Dimite la portavoz de Ciudadanos antes de afrontar las autonómicas

La junta de Ourense se resiste a su destitución y el partido expulsa a su edil en Malpica por apoyar al PSOE

Laureano Bermejo, secretario de Organización de Ciudadanos Galicia, en rueda de prensa
Laureano Bermejo, secretario de Organización de Ciudadanos Galicia, en rueda de prensa

redacción / la voz

Los frentes y las crisis se suceden en Ciudadanos en Galicia. Al conflicto abierto el martes en Ourense con la destitución de su junta directiva, se sumaron ayer la expulsión del partido de su único edil en Malpica por pactar con el PSOE y la dimisión de su portavoz del Comité Autonómico de Galicia, Olga Louzao, justo cuando el partido se dispone a iniciar su estrategia para las elecciones gallegas.

La renuncia de Louzao, portavoz autonómica desde el 2014, fue explicada por Cs y ella misma como fruto de una decisión personal para centrarse en la política municipal lucense, concello en el que volvió a ser elegida como concejala. «Ciudadanos está construyendo su proyecto para las autonómicas y deben emerger caras nuevas para ese proceso», señaló la hasta ahora portavoz, que rechaza discrepancias de fondo que motiven su decisión. Fuentes del partido aluden, sin embargo, a un cierto distanciamiento entre Louzao y la dirección gallega que habría precipitado el paso atrás de la portavoz.

Mientras, en Ourense miembros de la junta directiva local cesada -caso de su responsable de Logística y Ciudadanía, Martín Amaro- desvelaron discrepancias del grupo local con la gestión del partido y en especial con su secretario de Organización, Laureano Bermejo. «Como ya quedó claro en episodios anteriores, como en la dimisión del excoordinador Alberto Rodríguez tras el fichaje de José Araújo, la ética del señor Bermejo deja mucho que desear. No nos pudimos reunir en estas semanas, por orden expresa de la dirección gallega, y lo único que se pidió fue celebrar una asamblea extraordinaria. Y esa ha sido la respuesta», apuntó Amaro en referencia a la destitución de la dirección local, que ahora anuncia que se reunirá pese a todo en los próximos días para decidir cómo reaccionarán ante su disolución.

El tercer frente interno abierto en Ciudadanos se produjo ayer en Malpica por la expulsión de Alfredo Cañizo, el único edil naranja en la localidad. Su apoyo a la investidura del socialista Walter Pardo causó un profundo malestar en el partido, cuya cúpula señala que Cañizo actuó de forma unilateral. El afectado confirmó la decisión de Cs: «Hai uns dez días recibín a notificación da revogación da miña afiliación en Ciudadanos». En todo caso, a Cañizo Garrido parece preocuparle bien poco la decisión adoptada por el partido de Albert Rivera. «Cando falei con Ciudadanos sempre deixei claro que tomaría as miñas decisións, de forma libre e voluntaria, pensando no mellor para Malpica e os meus veciños. E así o acordamos en marzo cando se pactou o meu ingreso na formación. O único ao que me comprometín foi a trasladar as miñas decisións ao partido, nada máis», zanja.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Dimite la portavoz de Ciudadanos antes de afrontar las autonómicas