Secundino Vidal: «Veíamos que era una necesidad que no estaba cubierta»

El vicepresidente de la Fundación Dorzán asegura que los casos de mayores con este tipo de problemas no hacen más que crecer

.

santiago / la voz

La Fundación Dorzán fue la primera que firmó en Galicia un convenio para acoger a los mayores que fuesen dados de alta pero no pudiesen regresar a sus casas. Lo hizo con el CHUO, en el año 2011, y con ello ayudaba a resolver dos problemas: evitar las estancias innecesarias en un hospital de agudos y dar respuesta a una problemática cada vez más extendida. Su vicepresidente, Secundino Vidal, asegura que esta realidad no ha hecho más que crecer.

-¿Veían que existía esta necesidad en los mayores hospitalizados?

-Efectivamente, veíamos que era una necesidad que no estaba cubierta, muchas veces a consecuencia de los trámites burocráticos. Ahí es cuando entramos, hablamos con los responsables del CHUO y lo planteamos. Nuestro propósito es que haya mucha rotación, no acoger a un mayor para siempre, sino cubrir la necesidad que existe mientras no le dan plaza. Muchas veces es cuestión de dos, tres, cuatro, cinco o seis meses, pero ¿qué pasaría con esta gente si no la atendiésemos?

-¿Qué casos se encuentran?

-De todo tipo, incluso gente que a lo mejor está bien pero que tiene una enfermedad, una caída, y a partir de ese momento no tiene medios para vivir de forma independiente. También nos ha ocurrido con mayores que viven en unas condiciones muy precarias, y que solo se detectan cuando llegan a un hospital. Recuerdo a una persona que vivía en una casa que ni casa podía llamarse. Automáticamente la acogemos en la residencia y después los trabajadores sociales del hospital piden la prestación y le hacen el seguimiento. Nosotros no podemos atender a la gente mucho tiempo porque nuestros recursos son muy limitados, y ellos hacen muy bien su trabajo.

-¿Es una realidad que crece cada año?

-Cada vez se dan más casos y casuísticas, desde personas a quienes sus hijos no pueden atender hasta mayores que cuidan a sus cónyuges pero que con el tiempo ni ellos mismos pueden atenderse... Además, cada vez más personas viven solas, algo que nos preocupa, incluso detectar a los mayores que no viven con nadie. Tenemos otros programas para cuando salen del hospital, por ejemplo, y vamos un mes o dos a sus casas a darles la medicación y cubrir unas necesidades mínimas.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

Secundino Vidal: «Veíamos que era una necesidad que no estaba cubierta»