Los apicultores prueban barreras para proteger sus colmenas de la velutina

La Universidad de Vigo y AGA investigarán este año los métodos más efectivos


redacción / la voz

Hace un año, la Universidade de Vigo y la Asociación Galega de Apicultura (AGA) iniciaban un proyecto de investigación encaminado a buscar el método más efectivo para capturar las reinas de velutina y conseguir así frenar la expansión de esta especie invasora. Este año, la colaboración entre la institución académica y el colectivo profesional permitirá abrir una nueva vía de estudio dirigida, en este caso, a defender las colmenas de los ataques de la avispa asiática. La coordinadora de estos proyectos de investigación, Sandra Rojas, del Grupo de Ecología Evolutiva y de la Conservación de la Universidade de Vigo, lo resume así: «Seguimos trabajando en la captura de las velutinas cuando se despiertan en primavera, pero queremos también trabajar en la protección de las colmenas. Este año nos proponemos ver cuál es el método más efectivo para capturar obreras que van a cazar».

Para detener a esas obreras que se acercan a las colmenas con la intención de atacar a las abejas los apicultores están probando métodos basados en las trampas antimosquitos. Hace algunas semanas, en una jornada celebrada en Arzúa con motivo del Día do Apicultor, AGA presentó un avance de este proyecto, basado en el desarrollo de modalidades caseras del arpa eléctrica, un sistema que electrocutaría a las velutinas. El presidente de la asociación apícola, Xesús Asorey, explica que, aunque esta no es una solución definitiva, sí puede ayudar a los apicultores a mantener a salvo sus colmenas. Tres grupos de trabajo, uno en Ferrol, otro en A Coruña y otro en Vigo, experimentarán con variedades de este sistema con el fin de descubrir qué modelo es más eficaz.

La efectividad del trampeo

Además, la Universidade de Vigo seguirá trabajando en el proyecto iniciado hace un año para evaluar la efectividad del trampeo de reinas en primavera. Una de las vertientes de esta investigación consistía en testar el funcionamiento de las trampas con el fin de determinar cuál era la mejor para la captura de la velutina con el menor impacto para otros insectos. Con ese fin se utilizaron tres tipos de trampas (una casera y dos comerciales) y otros tantos cebos (también uno casero y dos comprados). Se hicieron con ellos las nueve combinaciones posibles y se probaron sobre el terreno. Sin embargo, los resultados no fueron los esperados. «Las trampas caseras atrapan poca velutina y poco de otros insectos. Una de las trampas comerciales atrapa una cantidad media de velutina y lo mismo de otros insectos. Y la otra trampa comercial atrapa más velutina pero también más de otras especies», explica Sandra Rojas. «Hubiésemos querido encontrar un método que atrapase mucha velutina y pocos insectos de otro tipo, pero no lo hemos conseguido», concluye la investigadora.

Ahora bien, el estudio sirvió al menos para llegar a una conclusión: «Los atrayentes no son el elemento más importante, sino la trampa. Si tuviésemos un atrayente más selectivo, utilizaríamos la trampa que más captura. Mientras no sea así, recomendamos a los apicultores la trampa intermedia», dice Rojas. En todo caso, la investigación sigue adelante con el fin de encontrar un atrayente específico. «Hemos contactado con otras universidades y con laboratorios franceses para seguir trabajando en la idea de coger muchas reinas en primavera».

Recomendaciones

Pese a que los resultados de ese estudio no fueron los esperados, la Asociación Galega de Apicultura se ha basado en ellos para hacer una serie de recomendaciones a sus asociados sobre el trampeo primaveral, que ha incluido en el plan apícola de este 2017. En este documento explica que «a partires do traballo realizado o ano pasado dentro de AGA pola investigadora Sandra Rojas, acordouse solicitar á Consellería do Medio Rural trampas Vetopharma cos seus atraentes» para capturar reinas durante la primavera. Este tipo -el intermedio del que hablaba Rojas- fue, explican, el mejor valorado, aunque «con importantes fallos dependendo do lugar onde se instalen».

Recomiendan que se instalen en zonas periurbanas, que es donde esta avispa construye preferentemente sus nidos primarios, y sobre todo próximas a plantas que compartan su origen asiático, como la camelia. La asociación ha editado también un folleto en el que recoge el ciclo anual de esta avispa. En invierno recomiendan no trampear, puesto que las fundadoras hibernan en lugares protegidos. Es en primavera y otoño cuando el trampeo está indicado. El verano es el momento de eliminar nidos y proteger las colmenas.

No son las únicas investigaciones sobre la velutina que se desarrollan en Galicia. Hace algunas semanas, un equipo multidisciplinar de la Universidade de Santiago se sumaba a los esfuerzos por poner freno a la expansión de esta especie en la comunidad. A través de un convenio firmado con la Diputación de A Coruña, un grupo compuesto por biólogos, químicos y economistas desarrollará, a lo largo de este año, varias líneas de investigación, una de ellas destinada a averiguar si la guerra biológica es una alternativa para luchar contra la avispa asiática.

Esta línea de estudio parte de la hipotética vulnerabilidad de la velutina a los parásitos de los insectos autóctonos y evaluará la posibilidad de controlar la plaga mediante la inoculación de estos parásitos. En caso de que el resultado fuese positivo, se dispondría de una herramienta que además tendría la ventaja de no suponer un peligro para el resto de la fauna gallega, acostumbrada ya a esos organismos. Otro de los aspectos que se estudiarán es la posibilidad de obtener un biocida específico contra la velutina.

Piden que Medio Ambiente y Medio Rural compartan las competencias

La batalla de los apicultores contra la velutina se libra en varios frentes. Incluso en el político. En este aspecto, la Asociación Galega de Apicultura pretende que la Consellería de Medio Ambiente asuma competencias sobre la velutina. La asesora jurídica de AGA, Laura García, explica que la avispa asiática debe ser tratada como especie exótica invasora y, en consecuencia, Medio Ambiente debe tener competencias en su control. Esto no significa que Medio Rural deje de tener jurisdicción sobre la plaga: «Ten que ter competencia sobre as abellas porque son unha especie de gando», dice García, que resume la cuestión de forma gráfica al afirmar que «da existencia das abellas tense que ocupar Medio Rural, e da súa posible desaparición, Medio Ambiente».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Los apicultores prueban barreras para proteger sus colmenas de la velutina