Impostores


Dice Montoro que no se puede estar al tiempo en paraísos fiscales y en el Gobierno. En realidad, y en política. Porque eludir el compromiso social que conllevan las obligaciones fiscales es incompatible con la gestión de los intereses públicos. Al margen de consideraciones penales, es insolidario, es inmoral y, en los políticos, una impostura absoluta. Así que, ministro Montoro, tarde piaches. O, aún peor, trata de engañarnos como lo ha venido haciendo Soria. Su dimisión no se justifica solo por sus mentiras. Hay más. Quien trate de esconderse de Hacienda -y estar en un paraíso fiscal no tiene otro fin, se diga lo que se diga- está inhabilitado para ejercer un cargo público. Por eso, toda la carrera política de Soria queda deslegitimada. Y quien ahora trata de blanquearla ensalzando su dimisión es tan impostor como él. Porque demuestra que son incapaces de deslindar el interés público del privado. Esa es la raíz de la corrupción y el origen de los males del PP. Por eso Rajoy tarda siempre tanto en reaccionar. Y cuando lo hace, huye de las explicaciones, que es lo que pretende con la forma en que se ha orquestado la renuncia del ministro. Otra impostura. Especialmente grave en el caso del jefe del Gobierno, porque rehúye la responsabilidad política inherente al cargo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos

Impostores