Iravedra dice que monjas del asilo pidieron al PP llevar ancianos a votar

Declaró que acudió porque lo llamaron del partido y solo hizo un traslado


Lugo / La Voz

En la mañana del 20 de octubre de 2012, día de elecciones autonómicas, alguien cogió una llamada telefónica en la sede del PP de Lugo. Desde el asilo pedían supuestamente colaboración para que pudiesen acudir a votar al colegio electoral, muy próximo, algunos ancianos con dificultades para desplazarse. El aviso llegó al expresidente provincial del Partido Popular de Lugo, José Luis Iravedra, que no dudó en acudir al asilo para ayudar. Este es el hilo argumental de la declaración prestada ayer por Iravedra en calidad de imputado por un presunto delito electoral ante la titular del Juzgado de Instrucción número dos de Lugo. El diputado Ramón Vázquez (AGE) se preguntó qué favores le deben los presidentes autonómico y provincial del PP para que no adopten medidas en el caso de Iravedra. También declararon ayer por este caso en condición de imputados el afiliado Benigno Gómez y la exconcejala popular Teresa Taboada.

José Luis Iravedra, veterano miembro del Consello de la CRTVG, no quiso comentar nada a la prensa ni a la entrada ni a la salida del juzgado. Tampoco lo hizo su abogado. Los que sí dieron cuenta de aspectos esenciales de la declaración de Iravedra fueron el diputado Ramón Vázquez (AGE) y Carlos Portomeñe, ambos de Esquerda Unida. El expresidente provincial del PP explicó ante la jueza que, el día de las elecciones autonómicas, alguien llamó desde el asilo a la sede del partido en Lugo para pedir ayuda para que pudieran acudir a votar algunas personas con dificultades de movilidad. No supo precisar quién le hizo el encargo. Al llegar al asilo, una monja le indicó si podía llevar en silla de ruedas a una persona al colegio electoral. Lo hizo, pero no llegó a entrar en el colegio porque recibió una llamada y fue otra persona quien introdujo en el local a la anciana. Él se limitó a empujar una silla de ruedas, declaró. Y siguió su recorrido para visitar mesas electorales de la zona rural.

El diputado Ramón Vázquez destacó que Iravedra, que no quiso responder a las preguntas del abogado de AGE, reconoció que en la jornada electoral ejercía como apoderado del PP. Por este motivo, considera que su intervención en este asunto resulta especialmente grave, pues, como apoderado, está obligado a velar para que todo se desarrolle con normalidad en la mesa electoral.

En este asunto están imputadas cuatro personas. Ayer declararon tres; otra lo hizo anteriormente. Ayer acudieron al juzgado también en calidad de imputados la exconcejala Teresa Taboada y el afiliado Benigno Gómez. Este, según algunas versiones, expuso que en la mañana de las elecciones se encontraba en el centro de la ciudad acompañado por Taboada. Recibió una llamada desde la sede preguntándole si podía acudir al asilo. Y allá se fueron los dos, como hizo constar también la exedila en su declaración. Al parecer, cada uno de ellos solo ayudó a una anciana.

Incredulidad

El diputado Ramón Vázquez (AGE), tras la declaración de Iravedra, se mostró sorprendido de que siga ocupando cargo alguno, como no sea porque alguien le debe favores de los años en los que fue tesorero. No entiende por qué ni el presidente del PPdeG, Alberto Núñez Feijoo, ni el máximo responsable provincial del partido, José Manuel Barreiro, adoptan medidas. En la misma línea aludió a lo que quizá sabe Iravedra «de épocas moi escuras do Partido Popular». Indicó que, por designación de Barreiro, Iravedra forma parte de la dirección del PP provincial. Carlos Portomeñe se mostró convencido de que los cuatro imputados «formaron parte de un comando itinerante del PP para carretar votos».

Por su parte, el secretario general del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro, presidente de la Diputación de Lugo, afeó al titular de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo, sus manifestaciones sobre este asunto. «É realmente sorprendente que o presidente da Xunta, que debe ser o primeiro dos galegos, dubide se é correcto ou non levar a votar a persoas que non saben onde van. Eu dígollo: señor Feijoo, é claramente incorrecto, e ademais é indigno».

Aquella mañana

En la mañana del día de las últimas elecciones autonómicas, a la hora en la que estaba anunciada la votación de Ramón Vázquez (AGE), en el colegio de la calle Río Neira, muy cerca del asilo, algunos reporteros gráficos captaron imágenes de conocidos populares empujando sillas de ruedas ocupadas por ancianos. AGE presentó una denuncia ante la junta electoral, que acabó remitiendo el asunto a la vía judicial, en la que se personó la citada formación política. Según los forenses, algunas ancianas padecían alzhéimer.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos

Iravedra dice que monjas del asilo pidieron al PP llevar ancianos a votar