Madres y bebés, «okupas» en un local del concello de Curtis

Mientras esperan un aula del Concello, 20 familias celebran el taller de Preescolar na Casa gracias a otra asociación que les cede su espacio

Usuarias de Preescolar na Casa, en la reunión celebrada este miércoles en el local cedido por Mulleres Rurais.
Usuarias de Preescolar na Casa, en la reunión celebrada este miércoles en el local cedido por Mulleres Rurais.

A Coruña / La Voz

Los miércoles por la tarde la estación de Teixeiro (Curtis) se llena de pañales, baberos y biberones. En lugar del chacachá del tren, la banda sonora es el llanto de una veintena de bebés, allí reunidos con sus madres para celebrar un nuevo taller de la asociación socioeducativa Antonio Gandoy, continuador del popular proyecto Preescolar na Casa. Y reconocen que viven de prestado. La asociación Mulleres Rurais las ha acogido en su propio local, pero no quieren prolongar mucho más tiempo esta situación de okupas.

No son una recién llegadas. Monitoras de Preescolar na Casa aseguran que Teixeiro y Curtis han tenido siempre «unha altísima demanda», con talleres que se realizaban en la biblioteca municipal. Pero este curso, ni biblioteca ni nada. Las madres afectadas llevan meses pidiendo un local al alcalde, Javier Caínzos, del PP. Los primeros contactos se remontan a septiembre del 2013, cuando rindió visita al Concello la encargada de impartir los talleres, Iria Rivas, quien presentó un proyecto de colaboración al regidor. «Dixo que nos daría reposta nunha semana, pasou a semana e insistín; dixo entón que na seguinte, e nada...». Al final, de tanto insistir, desde el Concello de Curtis acordaron que serían ellos los que llamarían. Y como no llamaron, una representación de madres acudió de nuevo ante Caínzos el 25 de noviembre. «Díxonos que todos os locais estaban moi ocupados [Preescolar necesita una hora y media a la semana], e lle dixemos que nos dixera día e hora, que nós nos adaptabamos, e falou entón de que había que pagar unhas taxas».

Según las madres afectadas, otro de los argumentos esgrimidos por el alcalde es que podría suponer una competencia desleal a la entonces recién abierta escuela infantil de Curtis, la Galiña Azul de Teixeiro. La Consellería de Benestar descartó ayer de forma rotunda esa hipótesis. «Non ten nada que ver unha cousa con outra, incluso se poden considerar complementarias», señalaron. De hecho, seis de los bebés okupas en la estación de tren son usuarios de la escuela infantil de la Xunta.

De nuevo sin avance, el colectivo de madres llevó el 12 de diciembre al registro del Ayuntamiento de Curtis una petición firmada por todas las afectadas solicitando el local, así como que se les informe de las tasas a pagar. Y ante el nuevo silencio del alcalde, esas Navidades comenzaron a citarse en la estación invitadas por la asociación Mulleres Rurais. «En Mesía, Frades, Aranga... non só nos ofrecen un local, senón tamén nos dan unha cantidade que permite cobrar menos ás familias», señala Iria.

Fuentes municipales indicaron ayer que «el Concello tiene a disposición de las asociaciones de Teixeiro un local en el edificio de la estación acondicionado para su uso social». Pero las familias insisten en que, además de seguir esperando una respuesta, los tres locales de la estación «xa están ocupados».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos

Madres y bebés, «okupas» en un local del concello de Curtis